miércoles, 12 de octubre de 2016

Pasión y verso

| | 2 comentarios
Antonio Santos

Isabel Bernardo, durante la II Proclama por la Paz celebrada el pasado domingo en el monasterio de la Franciscas Descalzas

A finales del siglo pasado, un eslogan promocional de la Semana Santa de Salamanca promovía la feliz asociación de la celebración de la pasión del Señor con el marco monumental de nuestra ciudad, clara seña de identidad de nuestras procesiones. "Pasión y piedra" hizo fortuna y dio en el clavo para definir en conjunto unas procesiones que carecían de hilo conductor. Con el transcurrir de los años, algunas cosas de esa representación anual en la que participamos han cambiado para mejor, otras para no tan mejor, pero la pasión y las piedras que hacen de telón eterno siguen en pie, renovadas e inmutables, año a año: cosas del arte efímero que se sustenta en la tradición de los siglos.

Pero esta Pasión nuestra tan deslavazada para unas cosas, está encontrando un nuevo pilar, discreto pero poderoso, que es la lírica. En muchos lugares, la celebración de pregones en el entorno de las cofradías es un acto clásico y lleno de tópicos, que en no pocos casos se hace tan repetitivo como el cansino neobarroco fotocopiado de las orlas de cultos de tantas hermandades. Pero en Salamanca no. La académica palanca de don Miguel nos está regalando a cofrades, amantes de lo bello y lo espiritual, un ramillete de actos cada vez más cuajado que está calando y que le da una altura importante a nuestra semana mayor. Importante porque no se celebran en su inmensa mayoría a la par que las procesiones, sino durante el año, sustentando la vida cofrade más allá del capuchón, el hábito y el banzo, y porque ponen de relieve algo de lo que están muy necesitados nuestros desfiles penitenciales: sosiego, reflexión, meditación, entendimiento: palabra y silencio.

Al ya elogiado formato que ha adquirido el Pregón de Semana Santa, acto de altura y antorcha que ilumina los caminos de la lírica cofrade, se suman desde hace ya treinta años el galardonado Poeta ante la Cruz de la Real Cofradía Penitencial y, en paralelo por su número de ediciones, once en total, la Exaltación de la Cruz de la Cofradía de la Vera Cruz y el Pregón Joven de la Hermandad de Jesús Despojado: el alfa y el omega de las hermandades tormesinas aúnan tradición y juventud. Cuatro ediciones cuentan ya en el haber del otro pregón joven, el del Rosario. En la Hermandad del Silencio de Pizarrales se pronuncia desde hace ya seis años Luz y Palabra y desde hace cinco también la Hermandad de Jesús Despojado hace una oración poética a su titular durante el quinario que le dedica. El pasado año se organizó por primera vez la Proclama por la Paz, el recital poético más extenso al concitar en su formato hasta cuatro rapsodas llamando a las conciencias con el drama de los cristianos de oriente. Y finalmente a todo ello se ha sumado este año la acertadísima Salve Poética ante la Virgen de las Lágrimas, que ha venido a ofrecer el hasta ahora inexistente acto poético mariano, que aunque organizado con motivo de la efemérides celebrada en honor de la Dolorosa de la Clerecía, tiene aspiraciones de anualidad.

Quien tenga oídos, que oiga. En Salamanca y contra todo pronóstico, corren buenos tiempos para lírica.


2 comentarios:

  1. No solo comparto tus palabras amigo Antonio, sino que con tu permiso las hago mías. No pasarán muchos años para que ese aspecto lírico (que tiene un público especial, pero fiel) adquiera la dimensión de un reconocimiento que ayude a comprender, que en los poros de la Semana Santa de Salamanca, sin querer, asoma ese aliento trascendental de la cultura, que llenó de maravillosos ejemplos nuestra historia. Cada acto con sus connotaciones particulares, va engrandeciendo el camino. Sólo un pequeño apunte: inventemos, descubramos y hagamos que cada novedad huya del plagio que ahuyenta el germen creativo.
    Gracias Antonio, por tus palabras y por estar ahí...una vez más gracias.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, gran artículo y comentario. Gran acierto ampliar la vida cofrade a lo largo del año. Envidia, mucha envidia; por mis tierras ni quieren las Juntas mojarse ni, por supuesto, oponerse a nuestro Gran Hermano particular que todo lo ve .... total, ya tenemos la declaración de interés turístico nacional .... Mal futuro veo a las cofradías por el valle alto del Ebro .....

    ResponderEliminar

¿Qué buscas?

Temas y autores

cofradías procesiones religiosidad popular arte diócesis pastoral F. J. Blázquez cultura A. Coco tallas Pedro Martín J. M. Ferreira Cunquero imaginería Félix Torres idiosincrasia Tomás González Blázquez Junta de Cofradías comunicación tradición aniversarios Tertulia Cofrade Pasión política estética pasos José Fernando Santos Barrueco Eva Cañas Daniel Cuesta SJ liturgia Andrés Alén Asamblea Diocesana cartelería formación turismo Cuaresma Montserrat González cargos literatura periodismo Tomás Gil Rodrigo pintura Antonio Santos poesía provincia publicaciones ritos Ayuntamiento Catedral Fructuoso Mangas Javier Prieto Navidad cultos exposición fotógrafos Francisco Gómez Bueno Roberto Haro educación hermanos de carga muerte niños revistas sacerdotes Asunción Escribano Isabel Bernardo Miriam Labrador Zamora caridad estatutos pregón secularización Año Jubilar Teresiano Corpus Christi José Anido Jubileo de la Misericordia Paloma Pájaro Peñaranda Xuasús González editorial historia Ángel Benito Carlos Ferrero Conrado Vicente Fernando Mayoral Florencio Maíllo Francisco Rodríguez Pascual José Adrián Cornejo Pascua Raúl Román Santa Teresa Tierra Santa Tomás Martín aplausos encuentros música redes sociales restauración subvenciones Ana Ontiyuelo Arturo García Ruiz Carlos García Rioja Coordinadora Diocesana de Cofradías David Rodrigo Enrique Mora González Guzmán Gombau José Frank Rosario José Javier Rodríguez José Luis Puerto Madrid María José Lanzagorta Nacho Pérez de la Sota Núñez Solé Rosana Hernández Universidad discapacidad justicia jóvenes obituario religiosas vocaciones Ávila