sábado, 8 de abril de 2017

El silencio es tu mejor aplauso

| | 0 comentarios
Eva Cañas

El público contempla el discurrir de la procesión de Jesús Flagelado en Libreros | Foto: ssantasalamanca.com

Hace unos días, en la red social de Valladolid Cofrade, veía un mensaje que considero apropiado para estos días santos que llegan: "El silencio es tu mejor aplauso". En él aparecía un pequeño cofrade vestido con su hábito pidiendo silencio con un simple gesto: llevándose uno de sus dedos a la boca.

De nuevo en este espacio hablo de los aplausos, ya que me mantengo en la idea de que en Semana Santa sobran. Con el anterior artículo se me juzgó más allá del mensaje que quería transmitir, e incluso se afirmó que ser de otra ciudad no te permite opinar de una Semana Santa que considero mía, como si la hubiese vivido desde la cuna, aunque no haya sido así. Vuelvo al tema con respeto y educación, pero insisto en que el aplauso sobra. Como dice el mensaje, el silencio es tu mejor aplauso. Y así es. Los cofrades viven su penitencia, bien cargando una imagen o un cirio. Algunos deciden salir descalzos, otros con rosario en mano para rezar y vivir su estación de penitencia en silencio, sí, en silencio, no esperan el aplauso de nadie.

No tiene sentido que el Lunes Santo, en una procesión de silencio, el público rompa en aplauso en la salida de la capilla de la Vera Cruz. De hecho, uno de sus hermanos toca a silencio. Con ese silencio se puede sentir más el momento y la intención. Abre tus ojos, observa. El silencio apacigua el alma, haz la prueba. Y más en algo tan representativo como una procesión donde de alguna forma se revive la Pasión de Jesús. Tenemos ante nuestros ojos a Cristo flagelado o crucificado. El silencio es señal de respeto y de duelo. Y va más allá del aplauso, porque a veces se escuchan los corrillos en pleno paso frente a algunas de estas imágenes. Al menos, en ese momento, o no se debería hablar o hacerlo en otro tono.

Lo mismo ocurre cuando la gente se cruza en mitad de la procesión de un lado a otro de la calle. Y no importa si lo hacen delante de la cruz de guía o de una banda. No es el momento, salvo en caso de urgencia, no que no suele ser el caso. Entre todos se puede conseguir una Semana Santa donde se respire un mayor recogimiento. Escucha y siente. Disfruta del silencio y, sobre todo, respeta.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Temas y autores

cofradías procesiones religiosidad popular arte F. J. Blázquez cultura diócesis pastoral tallas A. Coco Pedro Martín J. M. Ferreira Cunquero imaginería idiosincrasia Félix Torres Tomás González Blázquez comunicación tradición Junta de Cofradías Tertulia Cofrade Pasión estética pasos política José Fernando Santos Barrueco aniversarios Eva Cañas Daniel Cuesta SJ liturgia Andrés Alén Asamblea Diocesana Cuaresma Montserrat González cargos cartelería periodismo turismo literatura Tomás Gil Rodrigo formación publicaciones ritos Antonio Santos Catedral Javier Prieto Navidad exposición fotógrafos pintura poesía Fructuoso Mangas hermanos de carga revistas sacerdotes Asunción Escribano Isabel Bernardo Miriam Labrador Roberto Haro Zamora cultos educación estatutos muerte niños pregón provincia secularización Corpus Christi Francisco Gómez Bueno Jubileo de la Misericordia Peñaranda Xuasús González caridad editorial Ángel Benito Ayuntamiento Carlos Ferrero Conrado Vicente Fernando Mayoral Florencio Maíllo Francisco Rodríguez Pascual José Adrián Cornejo José Anido Paloma Pájaro Pascua Tierra Santa Tomás Martín aplausos música redes sociales restauración subvenciones Ana Ontiyuelo Arturo García Ruiz Carlos García Rioja David Rodrigo Enrique Mora González Guzmán Gombau José Frank Rosario José Javier Rodríguez José Luis Puerto Madrid María José Lanzagorta Nacho Pérez de la Sota Núñez Solé Raúl Román Rosana Hernández Universidad discapacidad encuentros historia justicia jóvenes obituario religiosas vocaciones Ávila