miércoles, 14 de junio de 2017

La fe del cofrade hoy en día

| | 0 comentarios
Nacho Pérez de la Sota

Hermanos de la Vera Cruz cargan  con Jesús Resucitado el Domingo de Pascua | Fotografía: ssantasalamanca.com

No vamos a descubrir el fuego ni a inventar la rueda. No vamos a decir nada que no se haya dicho ya –de sobra– por activa o por pasiva. Quizá, lo que convendría sería meditarlo de verdad e interiorizarlo muy, muy en serio, para no tener que volver a repetirlo y, sobre todo, para vivirlo en la cotidianeidad, sin necesidad de sentirnos obligados a recordarlo con frecuencia.

No. No es ninguna maravillosa revelación ni invención, pero afirmémoslo en voz alta una vez más: la devoción del cofrade es un hecho religioso, una verdad de fe, una vivencia espiritual que trasciende la Semana de Pasión, que no se limita a nuestro desfile procesional o marcha penitencial. Y no es que pensemos que debe de ser así: es que es así.

Cierto es que la pertenencia a esta hermandad o a aquella cofradía es un hecho sentimental, una emoción íntima, una "pasión" personal, una vivencia entrañable. Nació, sí, de la devoción a una imagen, de una usanza familiar, de la inclinación a una túnica, de un flechazo inexplicable racionalmente, del seguimiento a unos amigos, del amor a una tradición...

Pero la única justificación verdadera, la simple razón de ser de nuestra "pasión" es…. la Pasión. Sacar las imágenes a la calle es una mera forma de catequesis, un medio de visibilizar el mensaje de Jesucristo, de hacer patente la verdad (aunque solo sea una parte concreta y culminante) del Evangelio: que Dios se hizo hombre con el único fin de sufrir tormento y muerte –horribles– como sacrificio, como ofrenda expiatoria por nuestra salvación, por nuestra redención, por satisfacción de nuestras propias faltas y pecados. No cabe muestra de un amor más grande.

Manifestar gozosos esa verdad no se limita a nuestro lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado o domingo de desfile procesional. La coherencia con esa fe nos invita, nos obliga, a llevar por bandera la verdad del Evangelio los 365 días del año. A testimoniar en nuestra vida diaria el orgullo de ser seguidores y propagadores de ese mensaje, con nuestras palabras y obras. En su totalidad. En la totalidad del mensaje, pero también en la totalidad del tiempo: no solo en Semana Santa, sino en verano, en Navidad, en septiembre o en Resurrección, sin esperar a que llegue el Triduo Pascual para demostrar externamente (¿farisaicamente?) lo devoto que soy de Cristo o de la Virgen.

Esto no es nada reciente, inédito o flamante, y todos lo sabemos. La posible novedad consiste en que, tal vez, deberíamos ir asumiendo que estamos obligados –como cofrades– a dar un ejemplo cada vez más necesario en el mundo que nos toca vivir hoy en día. Un testimonio diario y cotidiano, que no es el de la procesión en la que la Policía (un día al año) nos abre paso y el público nos espera para ver un despliegue visual, estético y espectacular. Eso es fácil.

Profesar a diario (y practicar con coherencia) la verdad de Evangelio y catecismo en un ambiente secularizado, testimoniar en nuestro ámbito de trabajo, pandilla o vecindario la verdad intensa y completa del Evangelio, reconocerse sin complejos devoto y practicante y creyente ante la realidad laicizante y anticatólica, defender a la Iglesia de las calumnias y asechanzas del pensamiento dominante….. ya es algo más difícil y que exige bastante más esfuerzo.

Pero si de verdad nos confesamos sus seguidores, quizá baste con mirarle a Él. Flagelado, cargando su cruz, crucificado. O a Ella, con el sufrimiento y el dolor más lacerantes que puede padecer una madre. A lo mejor, así, lo nuestro se nos antoja infinitamente más sencillo...


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Temas y autores

cofradías procesiones religiosidad popular arte diócesis F. J. Blázquez pastoral cultura tallas A. Coco Pedro Martín J. M. Ferreira Cunquero imaginería Félix Torres idiosincrasia Tomás González Blázquez Junta de Cofradías comunicación tradición Tertulia Cofrade Pasión aniversarios estética pasos política José Fernando Santos Barrueco Eva Cañas Asamblea Diocesana Daniel Cuesta SJ cartelería liturgia Andrés Alén Cuaresma Montserrat González cargos literatura periodismo turismo Tomás Gil Rodrigo formación pintura poesía provincia publicaciones ritos Antonio Santos Catedral Javier Prieto Navidad exposición fotógrafos Fructuoso Mangas educación hermanos de carga niños revistas sacerdotes Asunción Escribano Ayuntamiento Francisco Gómez Bueno Isabel Bernardo Miriam Labrador Roberto Haro Zamora cultos estatutos muerte pregón secularización Año Jubilar Teresiano Corpus Christi Jubileo de la Misericordia Peñaranda Xuasús González caridad editorial Ángel Benito Carlos Ferrero Conrado Vicente Fernando Mayoral Florencio Maíllo Francisco Rodríguez Pascual José Adrián Cornejo José Anido Paloma Pájaro Pascua Santa Teresa Tierra Santa Tomás Martín aplausos historia música redes sociales restauración subvenciones Ana Ontiyuelo Arturo García Ruiz Carlos García Rioja Coordinadora Diocesana de Cofradías David Rodrigo Enrique Mora González Guzmán Gombau José Frank Rosario José Javier Rodríguez José Luis Puerto Madrid María José Lanzagorta Nacho Pérez de la Sota Núñez Solé Raúl Román Rosana Hernández Universidad discapacidad encuentros justicia jóvenes obituario religiosas vocaciones Ávila