jueves, 9 de noviembre de 2017

'Rankin' y jerarquía de interesadas declaraciones

| | 1 comentarios
Andrés Alén



Empezaré yo mismo por declararme: Personalmente, de muy relativo interés, excepto turístico; Internacionalmente: seudo-desconocido, salvo en internet donde tengo, por la face, algún que otro amigo japonés. No muy dado a creencias, pocas ya, insólidas y desgastadas, que las más de las veces arrastro, como penitencias, por no cambiar. Comprendo cierto afán clasificatorio de la gente, que en un desordenado irredento como yo se admira con envidia; eso de ordenar listados de Universidades desde Shanghái, fortunas Forbes, cotizaciones de arte en Sotheby's, Christie's o Artprice, o lo que se va a votar en Cataluña en pleno lio, proyectan  un organigrama de constelación equilibrada, un mandala perfecto cuyo simétrico urbanismo apetece de vez en cuando colorear.

De todo el índice que se abre ante mis ojos, generalmente desconfió de las listas que se hacen a los puntos, como los saltos de trampolín, y suelo aceptar mejor las que se cronometran, se apuntan,  o se pesan, total, que son de alguna forma medibles por encima de la intención sabia o espiritual o instintiva de quien las elabora.

Aunque estamos en un otoño donde mi mente debiera centrarse más  en la  escasez de lluvia, o en contrarios chaparrones como la meditación benedictina sobre soberanismo y evangelio, El pacifico afilado de hoces d’els segadors, entre sonrisas, o en recontar votos con autodeterminación, y tan alejados en tiempo de otras grandes pasiones, es a estas, las semanales anuales a las que seguidamente de refiero.

Declaraciones de interés turístico internacional de las Semanas Santas. Aparte del concienzudo análisis y brillantes puntuaciones académicas, del éxito que atestiguan la muchedumbre de paisanos en sus desfiles: ¿Se mide? Por ejemplo, el número de guiris, el incremento del tráfico aéreo internacional en Villanubla  en esas fechas, para asistir a la múltiple oferta castellanoleonesa que declara ese cosmopolita interés. Más Sevilla, supongo, Málaga, claro que allí hay playa, ¿Cuenca?: más montañosa para aterrizar. Distinto es el interés cultural o mediático que despiertan, que supongo se debe medir por shares y audiencias, del tipo, la transmisión del desenclavo superó en 5 puntos al Sálvame de luxe, treding topic que alcanzas, pinchazos en youtube del paso por Campana, del barandales de vuelta por San Torcuato, como las ediciones de prensa que se agotan, revistas, folletos, guías para que no te las pierdas, o por si quieres perderte, analógicas o virtuales, papel o nube. Pero, insisto, el turismo implica desplazamiento, si internacional, ingreso de divisas y eso directamente se cuenta.

La mejor Semana Santa o la más Guay. 

Anda, que no hay listas, votadas o no votadas, por lo general cada uno a la suya, ranking perfectamente numerado aunque con resultados dispares como en todas las encuestas.

La intensidad del sentimiento aún no es medible con precisión, menos mal, sí que hay lágrimas lloros, desmayos, extemporáneas exclamaciones, silencios que acongojan. Gentíos, bullas, tapones, paciencia y desesperaciones, más si vas con niños. Que sí son pistas. Pero puestos a precisar se puede contabilizar la onda expansiva que generan. Número de publicaciones de interés que editan. Oficios tradicionales que mantienen. Músicas que inspiran, su paso de misterio, su nazareno o su dolorosa. Las fronteras que sobrepasan cuando salen de su exclusivo territorio semanantero. Como también  a veces es medible la cotización que alcanzan sus imágenes, más allá de las devociones debidas que suscitan, la última subasta en internet de una Virgen, Stma., de la Merced, del XVIII-XIX,  que fue descartada en la Hermandad de la Pasión sevillana  en 1959, por no congeniar bien con San Juan, 4.800 € a las tres, adjudicada. Solo.

Para catalogar la riqueza de su imaginería basta con ir a los más fiables tratados de arte, para darse cuenta que, aunque salgan poco, no es lo mismo Sevilla que Málaga, a mí la legión, ni Valladolid que Zamora, D. Gregorio. Y ya que estamos, aprovechando que el Pisuerga pasa por Pucela,  aunque supongo que el sentido común tampoco lo pretende, no juegan en la misma liga su museo Nacional de Escultura (Casi toda religiosa, barroca  y policromada) que los diferentes museos de Semana Santa que se reparten por el país, Cuenca, Zamora, Crevillent…, como tampoco el más fallero con sus ninots indultats.

No es que pretenda a toda costa que las listas siempre las hagan los listos, ni que se elijan solamente, mediante, cito a Borges: "esa superstición de la democracia", "ese abuso de la estadística", que a veces se ejerce como un medieval juicio de Dios. Yo solo pretendo contar.


1 comentarios:

  1. Venía bajo de moral para meterme en los "internetes" estos del carajo, pero al ver que un tal Alén (bendito sea su breve linaje apellidal) había sembrado unas letras en este cebadero, caí en la cuenta de que tal pócima podría levantarme el ánima tontorrona de estos días.
    Irónico, lúcido y toca pelotas, como siempre, pone leña en el brasero por si alguien quiere arrimar de alguna forma la cerilla y que esto arda por donde venga bien a tan casual momento. Y es que si a Alén se lee despacio, asimilando la letra más pequeña de su recónditas oquedades, no hay más remedio que decirle, TIES RACIÓN CHACHO HERMANO. Pero como tales letras caigan en el pozo de los tontos, ya podemos acunar la cuchara, PA QUE NO SE NOS ESCAPE LA SOPA DE FIDEOS.
    Y es que este Alén de los coscuyuelos, no para de meter la uña en la nariz de los narizotas que husmean por las antesalas, púlpitos y esquinas del ínclito marujeo de la semana santa, que por global es cósmica y DOCUMENTADA PARA INFERIR EL SANO ALIENTO QUE NOS MANTIENE, a cuenta de no se que imagen con VIDA.
    Esta ALEÑADA ANDRESINUSTRIA, me ha hecho olvidar que tenía que tomarme la pastilla del atardecer y que a eso de las dos debía haberle dado la vuelta a la tortilla encebollada de patatas.
    Leñe es que lees a Alén y ¡oye tú! que su metraje, me hace disfrutar mucho más que el mismísimo Berlanga.

    ResponderEliminar

¿Qué buscas?

Temas y autores

cofradías procesiones religiosidad popular arte diócesis pastoral F. J. Blázquez cultura A. Coco tallas Pedro Martín J. M. Ferreira Cunquero imaginería Félix Torres idiosincrasia Tomás González Blázquez Junta de Cofradías comunicación tradición aniversarios Tertulia Cofrade Pasión política estética pasos José Fernando Santos Barrueco Eva Cañas Daniel Cuesta SJ liturgia Andrés Alén Asamblea Diocesana cartelería formación turismo Cuaresma Montserrat González cargos literatura periodismo Tomás Gil Rodrigo pintura Antonio Santos poesía provincia publicaciones ritos Ayuntamiento Catedral Fructuoso Mangas Javier Prieto Navidad cultos exposición fotógrafos Francisco Gómez Bueno Roberto Haro educación hermanos de carga muerte niños revistas sacerdotes Asunción Escribano Isabel Bernardo Miriam Labrador Zamora caridad estatutos pregón secularización Año Jubilar Teresiano Corpus Christi José Anido Jubileo de la Misericordia Paloma Pájaro Peñaranda Xuasús González editorial historia Ángel Benito Carlos Ferrero Conrado Vicente Fernando Mayoral Florencio Maíllo Francisco Rodríguez Pascual José Adrián Cornejo Pascua Raúl Román Santa Teresa Tierra Santa Tomás Martín aplausos encuentros música redes sociales restauración subvenciones Ana Ontiyuelo Arturo García Ruiz Carlos García Rioja Coordinadora Diocesana de Cofradías David Rodrigo Enrique Mora González Guzmán Gombau José Frank Rosario José Javier Rodríguez José Luis Puerto Madrid María José Lanzagorta Nacho Pérez de la Sota Núñez Solé Rosana Hernández Universidad discapacidad justicia jóvenes obituario religiosas vocaciones Ávila