viernes, 9 de febrero de 2018

Diario íntimo de un cofrade

| | 0 comentarios
Fructuoso Mangas

Fotografia: Pablo de la Peña

09 de febrero de 2018

11 febrero. He empezado a poner unas notas en un cuaderno cada domingo. Empezaré por poca cosa y ya veré. He oído por la radio mientras escribo esto que es el día del Hambre. Llevo años haciéndome socio de Manos Unidas y siempre lo dejo. No sé cuándo cae este año la ceniza, a ver si me entero. No sé si la cofradía hará algo, porque este año quiero empezar bien la Cuaresma. Si no, voy a la parroquia. Quedo en enterarme.

18 febrero. Claro, me descuidé, no estuve en misa el domingo pasado porque fuimos al pueblo y no me enteré que el miércoles 14 fue Miércoles de Ceniza. Tengo que poner más cuidado en estas cosas. Lo he sentido bastante porque quería yo hacer una buena Cuaresma como preparación a la Semana Santa. Tendré que mejorar, estar más atento y apuntar las cosas. De hecho voy a meter en el calendario del teléfono todo lo que tengo hasta la Pascua, que este año es el 1 de abril; mi mujer se ha salido con la suya como pasa casi siempre.

25 febrero. Estuve en el vía crucis que organizó la cofradía. Estuvo bien para mi gusto, quizás algo de monotonía en las estaciones y, sobre todo, que faltó demasiada gente. No parece haber solución para las ausencias de cofrades en los actos que se organizan. A veces parece que solo importa la procesión. Bueno, hasta hace un año o dos a mí me pasaba lo mismo. Ahora le doy más importancia a los actos de piedad y de fraternidad que a la procesión misma, aunque esto no se puede decir delante de algunos, pero así lo pienso. Bueno, que muy bien el vía crucis. Pienso decir algo sobre la baja asistencia a estos actos en la próxima reunión de la cofradía. No sé si hay solución, pero la verdad es que tampoco se ha buscado en serio.

4 marzo. No sé qué hacer con los niños, porque ya podrían ser cofrades, pero no sé si es o no demasiado pronto; no quiero que se lo tomen como hacerse socios del Avenida; eso lo entendí en una charla el año pasado, que una cosa es ser y otra es estar. Y que el cofrade no está en una cofradía, sino que la es y en ella es. Jo, qué profundo estoy. Me gustó una charla de Cuaresma que hubo el martes en la parroquia y fuimos también, esta vez todos, con los dos niños incluso, al vía crucis anteayer viernes en la parroquia.

11 marzo. Tenemos en la cofradía esta semana tres días de Ejercicio de Cuaresma, como dice el consiliario. Lo da un sacerdote que no conozco, pero dicen que habla bien. Ya veremos. El segundo día no podré ir, por el compromiso con el cumpleaños del niño, qué le vamos a hacer. He empezado a leer los evangelios empezando por el de san Marcos que me han dicho que es el más sencillo, a ver qué tal. Es algo que tenía que haber hecho antes y veo que en la Biblia ando como un pardillo y eso es mala cosa hasta para un cofrade. El año pasado hubo dos días de Biblia y Cofradía, este era el título que a mí me extrañó un poco, y no fui; los que fueron quedaron muy contentos, yo lo dejé pasar y luego lo sentí. Tengo que aprovechar más todas estas cosas.

18 marzo. Bueno el tiempo pasa, los días caen y en dos semanas se habrá pasado la Semana Santa. He hablado con mi mujer y vamos a rezar cada noche una oración, para mí pienso que un poco larga, que nos repartieron en la parroquia el viernes al final del vía crucis para rezarla en los días de Cuaresma que faltan. Nosotros lo haremos. En estas cosas tengo que poner más cuidado; el domingo pasado no fui a misa por irlo dejando y luego por la tarde se nos fue el tiempo en casa de mi hermana. Falta de cuidado, pues lo siento. No quiero descuidarme en esto.

25 marzo. Iré con los niños a la Burrita, todavía les gusta aunque cualquier día me dicen que ya vale, que si no son cofrades tampoco van a la Burrita. Es una procesión que me gusta, tiene un aire distinto y va a estar muy buena mañana de sol. El jueves tuvimos una charla o retiro a cargo del capellán de la cofradía, fue bastante gente y yo creo que estuvo bien. Nos habló de cómo vivir por dentro la fe yendo en procesión y cómo llevarlo luego en algo a las cosas de la vida. A mí me ha valido para procesionar con algo más de conciencia. Estuvo bien. Nos animó a las confesiones que tenemos el Martes Santo; no sé si iré, porque no acabo de sentirme a gusto en eso. Lo pensaré y quizás vaya a pesar de todo. Lo que sí me ha pasado esta semana pasada es que me he acordado bastantes veces del compromiso de ser cofrade y lo que eso tiene que suponer para mí. Quizás no cumplo bien del todo en esto, como si ser cofrade fuera una cosa de dos días y por costumbre desde que mi padre, que en paz descanse, me apuntó con diez años hace medio siglo. De todas formas tengo que cambiar en esto, lo comentamos a veces y el consiliario lo repite siempre, que ser cofrade no es para salir en procesión, sino para vivir una fe de determinada manera. Pero no es tan sencillo, me parece. De todas formas esta semana tengo que hacerla lo mejor que pueda, voy a esforzarme. Voy a rezar también por la noche dos oraciones cada día del libro que han publicado con oraciones a todos los pasos, que por cierto tengo que utilizarlo más, que para eso es.

1 de abril. Estoy contento y por varias razones. Lo primero, porque es día de Pascua y esto ya lo he aprendido bien, que la Pascua es la Pascua y todo lo demás la prepara y se acabó. Pues eso, que es la fiesta de la Pascua. Y estreno chaqueta, camisa y corbata, sí, señor, que no falte. Y estoy también contento por toda la semana, he estado en dos procesiones con mi mujer y los niños. También fuimos el jueves a los Oficios en la parroquia, me sentí muy bien. El viernes me di un paseo largo por la mañana junto al río y me ayudó a prepararme un poco para la procesión de mi cofradía por la tarde. Ah, fui el martes a las confesiones; bueno, bien aunque no sabría qué decir. La procesión creo que bastante bien por mi parte, me dio tiempo a pensar y a repasar pasos y situaciones de la vida, de casa, de mi matrimonio, pensé mucho en los hijos también, me da la impresión de que he crecido bastante en esas horas de procesión. Luego ha habido quizás un poco de desorden y gente de la cofradía que molesta más que ayuda, pero bueno, puede pasar. Una cosa que me ha pasado este año y que no sé si es buena o mala es que casi me he olvidado del paso y he pensado más en la religión y en la vida. De todas formas cada año es distinto. He quedado contento y bastante bien. Y dentro de un rato nos vamos a la procesión del Encuentro; desde hace dos o tres años es la que más me gusta. Y de todas formas me digo que feliz Pascua. Y me repito lo que nos decía el presidente al final de la procesión del viernes con buen criterio a mi parecer, que con el día de Pascua no acaba nada, sino que empieza todo. Pues eso.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión