jueves, 22 de noviembre de 2018

Juventud, Semana Santa e Iglesia

| | 0 comentarios
Alberto Alén

Jóvenes de la Hermandad de Jesús Despojado en su procesión del Domingo de Ramos | Fotografía: Pablo de la Peña

23 de noviembre de 2018

De todos es conocido el inquietante futuro de la Iglesia tal como hoy la conocemos desde la visión de un ciudadano cualquiera: elevada media de edad, escasez de vocaciones, escándalos, poca modernización,… y pocos jóvenes implicados. Sin embargo, hay un ámbito de la vida religiosa en que los jóvenes abundan y pocas veces se tiene en cuenta. En la Semana Santa son bastantes los que en esta pequeña Salamanca sienten de cerca lo que se celebra, ya sea una vez al año o como ocurre con frecuencia siguiendo con atención todo lo que a ella se refiere, participando activamente y ofreciendo el testimonio de su "amor por la Semana Santa" en todos sus círculos.

Por el contrario, queda patente una "disonancia" generalizada al unir los términos "juventud" e "Iglesia", entendida esta última como jerarquía, parroquias, sacerdotes, etc. Basta con observar lo que ocurre en el día a día. A la hora de acudir a la eucaristía, a una oración, a un rosario o a un vía crucis que cualquier parroquia convoque, la afluencia será como la que avanzábamos al principio: escasa y con elevada media de edad. Ahora bien, mucho cambia la cosa si en la esquina del cartel anunciador aparece: "Organiza: Hermandad X". Es entonces cuando la opinión con respecto al mismo cambia de raíz. Qué decir si en el mismo participa alguno de los titulares, si es amenizado por alguna banda o si "se sale a la calle". En ese caso confirmar fecha y hora será el siguiente paso para no perdérselo.

Por "ambas partes" hay que avanzar. De una parte considerar al importante grupo de jóvenes ligados a la Semana Santa como futuro vivo de la fe y, de otra, darse cuenta de que Semana Santa e Iglesia no son dos realidades opuestas, como por las redes a veces se parece entender desde opiniones de jóvenes y no tan jóvenes acerca de decisiones que haya podido tomar el obispo en los últimos tiempos. Ni siquiera son realidades complementarias, sino que son lo mismo, misma razón de ser.

El día de mañana contaremos con los más labrados pasos, los desfiles más organizados, las imágenes engalanadas con exquisito gusto, las mejores tallas o el mayor de los artes para llevar los pasos; pero sin lo otro, lo importante, lo que nos une, lo que le da sentido; todo esfuerzo será vano.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión