domingo, 13 de enero de 2019

Un cartel que ni pintado

| | 0 comentarios
Paco Gómez

Cartel de la Semana Santa de Sevilla de  2019, obra de Fernando Vaquero.

14 de enero de 2019

"Hay ojos que miran, hay ojos que sueñan"
(Miguel de Unamuno)

Pasado ya el tiempo de Navidad en lo litúrgico y con la inminente presencia del maremágnum de Fitur en lo social, se aceleran ya de forma irremediable los preparativos de la Semana Santa. Para muchas de las más importantes pasiones de fuera de Castilla y León (donde Intur marca otras premuras) esto significa también la hora de presentar el cartel anunciador.

Sevilla ha hecho lo propio estos días, descubriendo una obra espectacular de Fernando Vaquero Valero, llena de simbolismos y de licencias que solo permite la pintura. Entre los aspectos más ponderados, el hecho de unir en una sola escena de connotaciones cinematográficas imaginería de tres cofradías distintas: el Cristo de la Caridad, la Quinta Angustia  y el San Juan de la Amargura.

Dice su autor que, por encima del perfecto encaje logrado entre las tres imágenes en una composición básicamente murillesca, lo que ha buscado con esta particular estrategia es difundir visualmente el clima de concordia entre las hermandades sevillanas. Y como además podía jugar con la escena a su antojo y capacidad de pintor, ha recogido el momento en un formato perfecto para las pantallas de los teléfonos móviles, esos que usted y yo hemos pasado a convertir en una de nuestras principales fuentes de acceso a la información en los últimos años.

Hasta aquí Sevilla y volvemos Vía de la Plata arriba. En Salamanca hemos vivido una vez más el polémico estallido que acompaña en los últimos años de forma recurrente el concurso y proclamación del cartel de la Semana Santa. Un cartel que esta vez se conforma sobre la fotografía El regreso de la Agonía de Iván Marcos.

Una fotografía que aprovecho el momento para señalar que a mí me parece excelente. Cuidada, pensada y llena de sentido. Trabajada y original. Si hay algún conflicto, sin duda surge de la reflexión sobre si una buena fotografía lleva necesariamente a un buen cartel.

Carteles de la Semana Santa los ha habido y habrá para todos los gustos y cada año el catálogo se amplía con aciertos indudables y –aunque esta es siempre una cuestión personal– con patinazos sonados (el de Cuenca de 2018 o el que acaba de presentar la Semana Santa de Málaga, sin ir más lejos) y en Salamanca ya parece imposible desterrar la polémica de este acto.

Tanto es así, que yo vengo defendiendo en los últimos tiempos la necesidad de reflexionar sobre un cambio completo de procedimiento y formato en la elaboración del cartel. Y es que, a mi juicio, el momento de la fotografía para anunciar la Semana Santa ha pasado (o por lo menos por ahora y durante una temporada) y sería mucho mejor recurrir a los pinceles y creatividad de los muchos talentos salmantinos para alumbrar carteles con muchas más posibilidades en el horizonte y menor espacio para la polémica.

Como decía Unamuno, hay ojos que miran y hay ojos que sueñan y los pintores suelen ser de estos últimos. Sin necesidad de rebuscar demasiado, ahí tenemos la buena muestra de carteles pictóricos de los últimos años de la Tertulia Cofrade, mucho más abiertos, cargados de connotaciones y evocadores de lo que pueda ser una fotografía necesariamente constreñida a un momento puntual de las procesiones. O los que viene confeccionando la Hermandad del Despojado, por citar dos ejemplos.

Conste que este cambio no tendría que suponer poner fin al concurso de fotografía de la Junta de Semana Santa. Pero sería para, efectivamente, premiar la mejor instantánea de cada edición, sin necesidad de ajustar luego una imagen, que puede ser excelente, al lenguaje del cartel, que es un paso donde a veces una foto puede perderse.

El cambio, creo, sería una magnífica forma de actualizar la creatividad artística en torno a la Semana Santa de Salamanca y comenzar a generar un patrimonio que sin duda sería de gran valor a la vuelta de unos pocos años. Supongo que es predicar en el desierto pero, ¿qué quieren? Hay ojos que sueñan.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión