domingo, 10 de marzo de 2019

Pastoral juvenil cofrade: ¿misión imposible?

| | 0 comentarios
Leo Ramos

Participantes en la reunión en torno a la pastoral juvenil cofrade celebrada el pasado mes de febrero

11 de marzo de 2019

Una comida para dialogar sobre la pastoral juvenil cofrade en Salamanca. Pues sí, miembros del equipo de Pastoral Juvenil de la diócesis y jóvenes de diferentes cofradías y hermandades tuvimos una comida donde estuvimos compartiendo en torno a esta cuestión. Álvaro Gómez Gómez está en el equipo representando al mundo cofrade; él fue quien hizo de intermediario. Esto sucedió el pasado 13 de febrero y corresponde a una iniciativa de la Pastoral Juvenil de Salamanca para conocer las diferentes realidades de jóvenes que tenemos en nuestra diócesis.

¿Es posible una pastoral juvenil cofrade? Esta es la pregunta de fondo. Después de dicho encuentro, estoy más convencido que nunca de que no solo no es una misión imposible, sino muy posible y deseable. Hay pequeñas iniciativas, pero hay que seguir caminando y poner más carne en el asador. ¿Qué caminos podemos recorrer juntos la Pastoral Juvenil y los jóvenes cofrades de Salamanca en esta dirección? ¿Cuáles son las claves para el éxito de la misma?

Es momento de aunar fuerzas entre la Pastoral Juvenil y los jóvenes cofrades. Aunque en el pasado, e incluso en el presente, haya habido sus diferencias e incluso separaciones entre nuestra diócesis y las diversas cofradías, no podemos seguir mirando cada cual en direcciones diferentes. Todos somos Iglesia. Aquí os dejo algunas de las intuiciones que salieron en el diálogo:
  • Los jóvenes cofrades necesitan adultos cofrades referentes en la fe. Al final, se trata de la fuerza de la comunidad, de sentirse identificados con una realidad y un proyecto que nos precede y que va más allá de nosotros, esto es, la Iglesia. Como sucede en la mayoría de las parroquias y en nuestra Iglesia de Salamanca en general, se han perdido eslabones jóvenes o relativamente jóvenes que sirvan de unión entre las personas mayores y las nuevas generaciones. Y en ocasiones, los cristianos de mediana edad no son referentes reales para los más jóvenes, ya sea por la manera de vivir la fe o por la falta de empatía con estos últimos.

  • Los hermanos mayores y las juntas directivas constituyen un pilar fundamental en la pastoral juvenil cofrade. Para bien y para mal, son faros en los que la gente posa su mirada. Si apuestan por trabajar con los jóvenes desde la fe, con fe y para la fe se obtendrán frutos. Como siempre, surge un cuestionamiento que hemos de hacernos los agentes de pastoral con jóvenes de nuestra diócesis. ¿Hasta dónde queremos implicarnos? ¿Cuáles son las apuestas reales en tiempo, personas, dinero, oración, estructuras… que estamos dispuestos a hacer cuando trabajamos con jóvenes.

  • El acompañamiento personal de los jóvenes cofrades es lo único que puede garantizar hacer un proceso con ellos. Por supuesto, cada cual desde donde esté y atendiendo a la diversidad de situaciones que corresponda. En este sentido, es necesaria la implicación pastoral de los capellanes de las diferentes cofradías y hermandades. Desde las diferentes instancias diocesanas se ha de apostar decididamente por la religiosidad popular, para que los jóvenes cofrades logren alcanzar el objetivo central como cristianos, esto es, el encuentro con Jesús.



0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión