miércoles, 15 de mayo de 2019

Letanía cofrade salmantina

| | 0 comentarios
Daniel Cuesta SJ

Nuestra Señora de los Dolores, más conocida como La Piedad, de la Hermandad Dominicana | Foto: Alfonso Barco

15 de mayo de 2019

El mes de mayo está dedicado tradicionalmente a la Virgen María. En él, la Iglesia anima a los fieles a acercarse a la Madre de Dios por medio de oraciones, prácticas piadosas, ofrendas florales, cánticos y otras devociones. En muchas parroquias, iglesias, ermitas, colegios y hogares, en este mes se cuida con cariño el que a la Virgen no le falten flores, o incluso se decora especialmente algún retablo mariano, cuando no se levanta uno de carácter efímero. Todo parece poco para honrar a aquella que con su sencillo "hágase en mi según tu palabra" abrió a Dios la puerta para encarnarse en este mundo.

Y es que, María, para los cristianos es mucho, es ejemplo, es madre, es intercesora, es amiga, es reina, es refugio, es consuelo, es salud, es puerta que nos lleva a Jesús… Así lo entendió desde prácticamente sus inicios la Iglesia y por ello los bizantinos comenzaron a rogar o, si se prefiere a piropear a la Virgen con tres populares invocaciones: "Santa", "Madre de Dios" y "Virgen de las Vírgenes". Estas aclamaciones serían el germen de las actuales "letanías lauretanas" que deben su nombre al Santuario de Loreto en el que fueron compuestas y desde donde su rezo se expandió por toda la Iglesia Católica. Impresiona pensar que, con ellas, miles de cristianos coronan diariamente el rezo del Santo Rosario a lo largo y ancho del mundo.

Es por ello que, desde estas líneas me gustaría proponer a los cofrades de la ciudad del Tormes una breve pero intensa "letanía cofrade salmantina" con la que honrar a la Madre de Dios durante el mes de mayo. Ella puede ayudarnos a unirnos más a la Virgen, y también a descubrir que, pese a que tenga un rostro u otro, se adorne más o menos, sea de vestir o de talla, nos parezca más o menos bella o despierte enormemente nuestra devoción, María, la mujer de Nazaret que acompañó a Cristo hasta el pie de la Cruz, es una sola. Esta letanía podría ser rezada personalmente o de modo familiar en la intimidad de cada hogar, en las visitas a la sede canónica de nuestra cofradía, o quizá en un pequeño recorrido por las iglesias en las que se encuentran nuestras vírgenes. Cada cual sabrá como y cuándo, pero, personalmente creo que es bueno que los cofrades dediquemos un tiempo intenso y profundo a honrar a María en este mes de Pascua en el que la Semana Santa ya se nos ha esfumado.

Santa María, Virgen de los Dolores de la Vera Cruz. Ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios, Virgen de la Palma. Ruega por nosotros.
Madre Purísima, María Santísima de la Caridad y del Consuelo. Ruega por nosotros.
Virgen fiel, Nuestra Señora de la Amargura. Ruega por nosotros.
Trono y Madre de la Sabiduría. Ruega por nosotros.
Rosa mística, Nuestra Señora de las Lágrimas Ruega por nosotros.
Torre de David, Virgen Dolorosa de Montagut. Ruega por nosotros.
Puerta del Cielo, María Nuestra Madre. Ruega por nosotros.
Refugio de los pecadores, Nuestra Señora de los Dolores. Ruega por nosotros.
Causa de nuestra alegría, Nuestra Señora de la Esperanza. Ruega por nosotros.
Consuelo de los afligidos, Virgen Dolorosa en la Calle de la Amargura Nazarena. Ruega por nosotros.
Auxilio de los cristianos, Nuestra Señora de las Angustias. Ruega por nosotros.
Reina de las Vírgenes, Nuestra Señora de la Soledad. Ruega por nosotros.
Salud de los enfermos, Nuestra Señora del Silencio. Ruega por nosotros.
Estrella de la mañana de Resurrección, Virgen de la Alegría. Ruega por nosotros.
Reina de Salamanca, Nuestra Señora de la Vega. Ruega por nosotros.

0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión