miércoles, 27 de noviembre de 2019

El papel de la mujer cofrade

| | 0 comentarios
Eva Cañas

Hermanas de carga de la Cofradía de la Vera Cruz | Fotografía: Manuel López Martín

26 de noviembre de 2019

La mujer cofrade sigue en la sombra. Esa es mi sensación. Quizás sea un gesto de discreción, de trabajo callado, pero en ocasiones roza la nulidad. No nos podemos engañar, pero el mundo semanasantero de hace décadas era un territorio más bien de hombres. Las mujeres estaban en un segundo plano, con quehaceres laboriosos de mantenimiento de hábitos o enseres... En los inicios de algunas hermandades ni siquiera estaba permitida la entrada de mujeres a su nómina de hermanos.

Esta ciudad castellana fue pionera en dar el papel que se merece a la mujer. En la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz, tenían pleno derecho, como cualquier hermano, desde el año 1972, unos meses después de su fundación. Otro ejemplo claro del avance fue permitir a la mujer cofrade cargar un paso, que en un mismo año se estrenaron las de Amor y Paz y la Cofradía de la Vera Cruz. Luego llegaron las cargas mixtas, otro avance, pero no todo el mundo se muestra a favor de ello.

Las devociones no entienden de sexo, y no por ser mujer una tiene que verse llamada a cargar una Virgen y viceversa. Y mujeres costaleras existen en otros puntos del país, en Salamanca, no. ¿Motivos? Son muy discutibles.

Hay ciertos territorios donde es inviable entrar. En cuanto a las directivas, se ha ido incrementado el número de féminas, pero no en demasía en puestos de hermana mayor/presidenta, salvo excepciones como la Congregación de Jesús Rescatado en alguna época o en la Hermandad del Silencio, en Pizarrales.

Otro ejemplo claro está en los pregoneros de la Semana Santa de Salamanca, con tan solo seis mujeres en los 54 años que lleva realizándose. No fue hasta el año 1978 cuando una mujer fue pregonera, la poeta Josefina Verde. Dos tuvieron lugar en la década de los 80, y no fue hasta el año 2006 cuando una fémina volvió a pregonar, de la mano de Isabel Jiménez, como presidenta de la Diputación de Salamanca. Sí es cierto que en los últimos cinco años hemos tenido dos pregoneras: Isabel Bernardo y Asunción Escribano. Pero las cifras dejan ver una importante sequía.

Lo mismo ocurre con el pregonero joven, que ha sido en este 2019 cuando se ha designado a la primera mujer cofrade, Lorena Mateos, y la convocatoria se lleva realizando desde 2006. Quizás todo esté bien así y nadie opina lo contrario. No es la primera vez que se saca este tema y siempre hay lluvia de críticas por ello. Pero, lo siento, soy mujer, cofrade y periodista.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión