miércoles, 25 de diciembre de 2019

Navidad franciscana y 'Weihnachten'

| | 0 comentarios
José Fernando Santos Barrueco

Nacimiento en un mercado de Navidad en Colonia | Foto: JFSB

25 de diciembre de 2019

No he podido asistir a la primera puesta en escena que con motivo de la Navidad ha promovido la Hermandad Franciscana del Santísimo Cristo de la Humildad. Un acercamiento al acto protagonizado en Greccio por Francisco de Asís en 1223, para celebrar su sentido original en la humildad y pobreza con que el Hijo de Dios vino al mundo, nacimiento que para los cristianos tiene un sentido salvífico, culminado con su muerte en la cruz y posterior resurrección. San Francisco quiso unir cuna y cruz y ver la alegría de la vida en el nacimiento de aquel niño, un Dios tierno y palpable al que nos podemos acercar para adorarle. Alegría que expresa el saludo franciscano de paz y bien. Amor y paz fue el mensaje que nos dejó aquel que nació, vivió y fue crucificado en un tiempo y lugar reales e históricos. Y es ese deseo lo que la cultura y tradición de nuestro mundo occidental viene manifestando en Navidad.

Los tiempos han cambiado y aquella humildad y pobreza se han convertido en un consumismo disparatado, que ronda el despilfarro. Pero me quedo con el espíritu de la Navidad, el deseo de paz y bien, expresado a lo largo del tiempo en innumerables christmas (una verdadera artesanía para ese testimonio popular) y actualmente en mensajes de WhatsApp. Las luces y elementos decorativos, las canciones sencillas y simbólicas (los típicos villancicos), el desarrollo de una gastronomía popular, particularmente en lo dulce, y el intercambio de regalos que exteriorizan los buenos deseos, hacen de aquel espíritu un tradicional espacio de paz y alegría, como una tregua en el duro quehacer diario.

Me encuentro en Alemania, país amante de sus tradiciones, de manera especial en Navidad. Las casas muestran adornos en ventanas, puertas y parterres. En las distintas ciudades se instalan durante el adviento los famosos mercados de navidad (weighnachtsmarkt) con el clásico nacimiento, que recuerda el hecho que se celebra y que no parece ofender a nadie, aunque cada uno lo interprete a su manera según sus creencias. La gente llena los mercados y disfruta el ambiente navideño en un deseo de paz y alegría compartida, donde no faltan villancicos, bebidas (los populares glühwein –vino caliente– y feuerzangenbowle –una especie de queimada con base de ron–), dulces y platos típicos y la compra de regalos, principalmente de artesanía decorativa y alimentaria.

Me apena ver cómo algunos intentan desvirtuar el sentido de la Navidad, asociándola a la llegada del invierno y al cambio del ciclo anual. "Ganas de marear la perdiz". Desde tiempo inmemorial nuestra cultura tradicional viene celebrando la Navidad (Natividad) con deseos de paz y bien. Y así lo sintieron cerca de estas tierras, hace 105 años, las tropas de los imperios alemán y británico, combatientes en el frente occidental de la Primera Guerra Mundial, en Ypres (Bélgica) durante la Navidad de 1914, la primera de aquel periodo bélico. El espíritu de la Navidad, surgido de manera espontánea a través del villancico Noche de Paz, entonado por los soldados, acalló los cañones en aquella Nochebuena y unió a los dos frentes durante una breve tregua no oficial en una celebración compartida, ocupando la tierra de nadie para intercambiar saludos, tabaco, bebidas y viandas. El duende de la Navidad se apoderó del ambiente en la que todos ellos recordaban a los suyos.

No me parece que esa desvirtualización traiga ningún progreso, en nombre del cual parece que todo vale y, mucho menos, que suponga respeto para las diferentes creencias. Desear la paz y el bien no hiere ninguna sensibilidad y, sin embargo, es curioso observar cómo los que más aluden a esa cantinela no tengan el mismo sentir cuando más allá de evitar signos o elementos que recuerden el origen de la Navidad, ridiculizan con estridencias de mal gusto determinada decoración o actos tradicionales de estas fiestas. Y como en ellas estamos, pues eso, que ¡feliz Navidad! y lo mejor para el nuevo año y década.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión