lunes, 11 de enero de 2021

La Parrala

| | 0 comentarios

 F. Javier Blázquez

Paso del Cristo de la Liberación | Foto: Manuel López Martín

11-01-2021


El añito se las trae en lo poco que llevamos y el patio cofrade continúa tristón. Las casas de hermandad siguen cerradas, no puede haber asambleas ni vida de hermandad cofrade. Ya, ya sabemos que los templos están abiertos y, aunque sea con restricciones, se puede pasar a rezar ante las imágenes de devoción. Ya sabemos que con prudencia y poco aforo puede haber algún culto. Todo eso está claro, ya lo sabemos, pero es que lo que se puede hacer es aquello para lo que no se necesita la cofradía. La gente no se hace cofrade para eso.

Ser cofrade es ser Iglesia, obvio. Pero ser Iglesia de una manera específica, propia. Si nos quitan las procesiones, besamanos, besapié y la vida capillita, pues no es lo mismo. Por eso, entiendo, el cofrade se resiste a creer que no habrá desfiles penitenciales. Hasta tal punto es así, que en foros con gente de mucho mando en esto de las procesiones se discute todavía el que sí y el que no. Unos dicen que sí, otros que no, como en la copla de La Parrala, que tan pronto era una cosa como la otra.

En el fondo, entiendo, todos tenemos asumido que en 2021 no habrá tampoco procesiones. Pero a ver quién le pone el cascabel al gato. Se discute si deben ser los gobiernos autonómicos quienes suspendan (más bien prohíban) las procesiones o, por el contrario, sean los obispados y eviten así las injerencias. Las Juntas de Cofradías parecen entenderse mejor con los políticos que con los obispos y ahí andan, a ver qué pasa.

Algunos, como los zamoranos del Lunes Santo, lo tienen muy claro y chapan todo sin contemplación. Total, no va a haber Semana Santa. Porque en Zamora es así, si no hay procesiones no hay Semana Santa. Veremos qué dice, don Fernando, el nuevo obispo. Aquí, en la charrería, imagino, en el obispado seguirán parados, a verlas venir, y esperarán a que las Juntas de Cofradías, en comandita con este gobierno regional que la goza con eso de prohibir y prohibir, les resuelvan la papeleta. Cuanto menos se expongan, los de Calatrava, mejor.

Y los demás, con todo parado y sin nada sobre lo que discutir, seguiremos como Trini, la Parrala, con el que sí, que sí y el que no, que no. Propondremos mil ideas, emulando a los eruditos a la violeta de Cadalso, porque con algo hay que matar el tiempo. Porque iniciativas ha habido muchas, que conste. Se han propuesto desde procesiones sin imágenes, para que no se contagien los cargadores, hasta «desfiles» en el interior del templo retransmitidos por streaming. Para gustos hay colores, pero va a ser que no. Eso es lo único que está claro. Ni se pueden juntar los cofrades, ni se puede aglomerar público en la calle, que eso es lo más complicado de controlar. Así que pensemos en unos buenos actos alternativos, manteniendo las medidas preventivas que haya en ese momento, y dejemos de marear la perdiz con el que sí o el que no. Porque, muy a nuestro pesar, es que no.

 

0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión