miércoles, 13 de enero de 2021

Las tres patas del banco cofrade

| | 0 comentarios

 Félix Torres

La Borriquilla. Salamanca | Foto: José Javier Pérez

13-01-2021

Comenta mi amigo y contertulio Francisco Javier Blázquez en su última columna para este digital que nuestra Semana Santa, la de los cofrades, es diferente. No sé si más que la de los no cofrades, pero sí necesitada de unos instrumentos y parafernalias que quienes no están en la nómina de una hermandad o cofradía no entenderán a no ser que pongan algo de intención en ello. Comenta esto y acierta en su análisis, como siempre. Porque no es que los cofrades seamos cristianos de otra pasta, pero necesitamos que ese gusano de actividades paralitúrgicas, en muchos casos exageradas en sus formas, corra por nuestras venas para sentirnos vivos en este Misterio. ¿Irreverente? Quizá, pero son ya siglos los que contemplan esta forma de ver la Pasión y la Pascua para saber que es una costumbre –no digo hábito por no buscar el juego de palabras– que es difícil que desaparezca.

Desde la otra orilla, esa que busca centrar más nuestra vida cofrade en el respeto a la formalidad de cultos y liturgias aun sabiendo que lo que nos mueve es más ese catecismo callejero que escribimos para los que nos contemplan sin preocuparnos de si lo hacemos con alguna falta en su ortografía, también en su columna de pasionensalamanca.com, mi también contertulio y amigo Pedro Martín nos anima a no dejar de lado actos y cultos formales por el hecho de no poder realizar nuestras salidas devocionales o festividades sacras con nuestras imágenes, cosa que ya vamos asumiendo aunque aún haya quienes mantienen encendida una llamita esperanzada más ilusionada que real.

Y ambos, Javier y Pedro, tienen razón. Y nuestras autoridades cofrades, civiles y eclesiásticas, deberían tener en cuenta la lectura de sus escritos para acercarse, si no encontrar, a ese equilibrio que satisfaga o, al menos, desilusione lo menos posible a cuantos nos vemos involucrados en este proceso piadoso popular.

Mantener la edición de un cartel anunciador y cuanto a esto rodea o el anuncio pregonado de la Semana Santa salmantina, «nuestra Semana Santa», en un Teatro del Liceo que verá, por primera vez, su patio de butacas apenas ocupado, será misión de la Junta de Semana Santa, como siempre, y estoy seguro de que ya están rematando lo que quedó hilvanado hace poco menos de un año para que todo discurra como si nada hubiera pasado.

Llevar esta religiosidad popular, de la que algunos proclaman orgullosos su carácter de fiesta interesante, por plazas y rincones de cualquier ciudad, ferias y exposiciones, debe seguir siendo el empeño de nuestros ediles municipales. Deben mantener su defensa por esta tradición como si nada hubiera pasado. Y mantener esta defensa pasa por aspectos tan prosaicos como la renovación de un convenio-acuerdo económico que tenga en consideración las adversidades vividas por cofradías y hermandades. Que aunque no solo de pan viva el cofrade, bien es cierto que una economía saneada nos hará más fuertes o, al menos, nos permitirá atravesar este desierto pandémico con el menor daño posible.

Y por último, una vez se oficialice la inevitable suspensión de procesiones –algo que debería ser consensuado por diócesis y municipalidad–, buscar esas alternativas religiosas que atraigan a quienes vemos en pasos e imágenes el núcleo de nuestro vivir el Misterio Pascual. Queda esto en manos de la diócesis, con nuestro obispo a su frente, y en la Coordinadora Diocesana de Cofradías, como órgano delegado. Atraer sin menoscabo de la liturgia. Un reto al que hay que hacer frente con imaginación, ilusión y comprensión. ¿Cómo? Ojalá pudiera yo aportar la primera idea, pero seguro que hay más de uno que puede poner su grano de sal en este salero. En cualquier caso, apagar en lo posible los ardores penitentes que a todos se nos despiertan con los primeros inciensos de la cuaresma. Muchos estamos dispuestos a participar. ¡Seguro!

Así, con los tres pies de este tajuelo bien torneados y asentados en terreno firme, podremos celebrar una Semana Santa popular, cofrade, cultural, litúrgica y atractiva… dentro de lo posible.

 

0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión