jueves, 26 de noviembre de 2015

Annuntio Vobis

| | 0 comentarios
Javier Prieto

Anunciación a los Pastores, en el Panteón de los reyes de San Isidoro (León)

Con la llegada del otoño se multiplican —casi como las setas— las novedades, anuncios y promociones en las cofradías; una suerte de presentación de la "nueva temporada": designaciones de pregoneros, carteles promocionales, firmas de contratos, anuncios de estrenos… y con ello un sinfín de opiniones y valoraciones, despertando así el "interés" y la "actividad" en los cofrades.

Al fin y al cabo las cofradías son asociaciones vivas, incardinadas en la sociedad, afectadas para bien y para mal de los patrones de conducta de nuestro tiempo. Ahora bien, últimamente parece que el tamiz publicitario ha hecho especialmente presa de ellas.

A las puertas de iniciar un nuevo Adviento, tiempo de anuncio por antonomasia, toda esta actividad publicitaria despierta una sospecha de banalidad, al ver cómo se ha apoderado de las cofradías la vorágine de la actualidad, muy por encima del contenido de lo que realmente da sentido a la existencia de una hermandad.

Cofradías y juntas de hermandades dedicadas casi en exclusiva a las labores propias de un promotor turístico, centradas en el número de visitantes y pernoctaciones; una tendencia a la "procesiones magnas" empieza a ser herramienta recurrente; presencia en prensa bajo formatos cercanos al "publirreportaje", con hermandades que sufragan los gastos que conlleva la retransmisión televisiva de sus procesiones; o el uso cada vez más recurrente de lo que podríamos llamar "famosos cofrades": pregoneros, vestidores, diseñadores que son requeridos por las cofradías por el reclamo y notoriedad que aportan y no por la calidad de sus obras.

Ante esto cabe preguntarse qué debe anunciar una hermandad y principalmente ¿a Quién debe anunciar una hermandad? pues no es acaso el papel de las hermandades ser "anuncio" en nuestra sociedad cada vez más secularizada. Frente a la comercialización de la actividad de las cofradías, urge a las hermandades retomar su posición social para ser instrumentos de evangelización, puertas de acceso a la Iglesia, en definitiva altavoces del verdadero Anuncio, "que el Hijo de Dios por nosotros lo hombres, y por nuestra salvación se hizo hombre".

En tiempos de cambios y ritmos cada vez más acelerados, urge retornar a las raíces y hacer presentes los fundamentos que alentaron la proliferación de cofradías, muy especialmente el anunciar y difundir las verdades de nuestra fe.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Temas y autores

cofradías procesiones religiosidad popular arte cultura F. J. Blázquez tallas diócesis A. Coco Pedro Martín imaginería pastoral J. M. Ferreira Cunquero idiosincrasia Félix Torres Tomás González Blázquez comunicación tradición Junta de Cofradías Tertulia Cofrade Pasión pasos política José Fernando Santos Barrueco aniversarios estética Eva Cañas Daniel Cuesta SJ liturgia Andrés Alén Cuaresma Montserrat González cartelería periodismo turismo cargos Asamblea Diocesana literatura publicaciones ritos Antonio Santos Catedral Navidad Tomás Gil Rodrigo exposición formación fotógrafos Fructuoso Mangas Javier Prieto hermanos de carga pintura poesía revistas sacerdotes Miriam Labrador Roberto Haro cultos educación estatutos muerte niños pregón provincia secularización Asunción Escribano Francisco Gómez Bueno Jubileo de la Misericordia Peñaranda Xuasús González Zamora Ángel Benito Ayuntamiento Carlos Ferrero Corpus Christi Fernando Mayoral Florencio Maíllo Francisco Rodríguez Pascual Isabel Bernardo José Adrián Cornejo José Anido Paloma Pájaro Pascua Tomás Martín aplausos caridad editorial música restauración subvenciones Ana Ontiyuelo Arturo García Ruiz Carlos García Rioja Conrado Vicente David Rodrigo Enrique Mora González Guzmán Gombau José Frank Rosario José Javier Rodríguez José Luis Puerto Madrid María José Lanzagorta Núñez Solé Raúl Román Rosana Hernández Universidad discapacidad encuentros historia justicia jóvenes obituario redes sociales religiosas vocaciones Ávila