viernes, 7 de octubre de 2016

Razones para ser cofrade

| | 0 comentarios
Eva Cañas

Varios cofrades de la Vera Cruz, en la tarde del Viernes Santo | Foto: ssantasalamanca.com

¿Alguna vez te has parado a pensar en los motivos por los que eres cofrade? No sé si recuerdas ese primer impulso o corazonada que te llevó a la sede de tu hermandad para solicitar formar parte de ella. Sirva este artículo para que todos puedan reflexionar sobre ello, recuperar quizás una ilusión que se va perdiendo, o no; pero sobre todo volver a ese origen.

Entre estas razones está la tradición familiar, digamos que casi es hereditario. Nada más nacer y recibir el bautismo tienen la medalla colgada de su cuello. Y son varias las generaciones de su familia que han formado parte de la historia de la hermandad.

Otro momento clave donde se despierta el interés de ser cofrade es en la infancia, sin ningún tipo de precedente familiar previo. Un día, desde la acera, viendo pasar una procesión y desde su mirada inocente, decide que quiere vivir la procesión desde dentro, como hacen otros niños que ve pasar vestidos con el hábito y que son de su edad.

En la adolescencia, donde la inquietud reina sobre muchas otras cosas, algunos se decantan por vivir la esencia de las cofradías. Cuando de tu grupo de amigos eres el que mayor interés tiene en ver una procesión, el paso a salir en ellas está cerca. En este sentido, los grupos jóvenes son un reclamo para vivir y participar en una hermandad de una manera más activa.

Se ponen ejemplos en etapas de la vida, pero no es una decisión que tenga una edad determinada, y en cada hermandad se producen altas de recién nacidos o de personas mayores que, finalmente, deciden dar ese paso sea por devoción o por una promesa. En un momento determinado se despierta ese interés en tomar otro rol y dejar de verlo desde la acera para caminar detrás de su imagen. Por las imágenes están presentes en la vida de muchas personas, sean cofrades o no.

También es bueno reflexionar sobre cómo te imaginabas que sería ser cofrade de una hermandad y lo que realmente ha sido. Tal vez se cumplan las expectativas, o se mejoren, o sea todo lo contrario… Cada uno tendrá su propia opinión, pero siempre es bueno analizarlo para intentar mejorar su visión y quedarse con lo bueno por encima de todo lo demás, en aquello que le llevó a dar ese paso. Intenta no perder la esencia y volver a sentir esa primera corazonada.

Y tú, ¿por qué eres cofrade?


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Temas y autores

cofradías procesiones religiosidad popular arte cultura F. J. Blázquez tallas A. Coco Pedro Martín diócesis imaginería pastoral J. M. Ferreira Cunquero idiosincrasia Félix Torres Tomás González Blázquez comunicación tradición Junta de Cofradías Tertulia Cofrade Pasión pasos política José Fernando Santos Barrueco aniversarios estética Eva Cañas Daniel Cuesta SJ liturgia Andrés Alén Cuaresma Montserrat González cartelería periodismo turismo cargos Asamblea Diocesana literatura publicaciones ritos Antonio Santos Catedral Navidad Tomás Gil Rodrigo exposición formación fotógrafos Fructuoso Mangas Javier Prieto hermanos de carga pintura poesía revistas sacerdotes Miriam Labrador Roberto Haro cultos educación estatutos muerte niños pregón provincia secularización Asunción Escribano Francisco Gómez Bueno Jubileo de la Misericordia Peñaranda Xuasús González Zamora Ángel Benito Ayuntamiento Carlos Ferrero Corpus Christi Fernando Mayoral Florencio Maíllo Francisco Rodríguez Pascual Isabel Bernardo José Adrián Cornejo José Anido Paloma Pájaro Pascua Tomás Martín aplausos caridad editorial música restauración subvenciones Ana Ontiyuelo Arturo García Ruiz Carlos García Rioja Conrado Vicente David Rodrigo Enrique Mora González Guzmán Gombau José Frank Rosario José Javier Rodríguez José Luis Puerto Madrid María José Lanzagorta Núñez Solé Raúl Román Rosana Hernández Universidad discapacidad encuentros historia justicia jóvenes obituario redes sociales religiosas vocaciones Ávila