lunes, 7 de noviembre de 2016

De sumas y restas

| | 2 comentarios
Eva Cañas

La Cofradía de la Vera Cruz se dispone a salir de la Catedral Nueva el Lunes Santo | Fotografía: Daniel de Arriba

Este artículo va de sumas y restas, sí, como si se tratase de un regreso a las aulas, a esos primeros años donde aprendemos lo más básico. A mi me enseñaron a sumar y restar, pero en la vida prefiero hacer lo primero y ver el vaso siempre medio lleno. Lo mismo ocurre en esta Semana Santa: mejor sumar que restar. Mejor subirnos todos a un mismo barco que invadir el río de pequeñas barcas que no permiten que el agua se mueva con fluidez.

Más allá de las metáforas, y no soy quien para dar lecciones de nada, simplemente argumento lo que detecto como cofrade y como cronista que fui durante años. Siempre he detectado en esta ciudad, y me imagino que pasará en otras, que cada uno se centra en su hermandad como si no hubiese un mañana, que puede ser lícito siempre y cuando eso no vaya en contra de las demás. Del tipo, "lo mío es lo bueno, y lo demás queda por debajo". Yo a veces lo detecto; creo que eso es restar y, como decía antes, lo importante es sumar.

Una cosa es que tu devoción por una imagen te lleve a decantarte por los colores de un hábito u otro, pero siempre respetando y admirando a las demás. Admirar en el sentido del respeto. La base y la historia está clara, pero los cambios poco a poco hay que aceptarlos siempre que se respeten unos a los otros. Si llega el costal a estas tierras, puede que algunos les guste y a otros no, pero hay que respetar cómo se siente llevar sobre tus hombros una imagen, sea en una parte u otra de la espalda. Siempre que no se ofenda a nada ni a nadie.

Lo mismo ocurre con las nuevas hermandades. Si cumplen con lo que antes cumplieron sus antecesoras, bienvenido sean, todas, sin excepción. Como decía antes, vienen a sumar, a engrandecer la Semana Santa porque se incrementa el número de cofradías y, a mayores, se relata otros pasajes o escenas de la Pasión en nuestras calles.

Los que restan y restan son los que se dedican a insultar e infravalorar todo lo que se hace. Una cosa es dar opinión y otra ofender. Todo es mejorable, claro que sí, pero lo suyo es sumar con críticas constructivas, porque de escuchar y analizar se trata en muchos casos. No de pisotear y de burlarse, eso no es de cristianos, y tampoco de ver el vaso medio lleno.


2 comentarios:

  1. Es válido para todos los lugares incluida mi Peñaranda, en la que algunas veces nos perdemos en una critica negativa o envidiosa, pero sumando todos juntos hacemos que sea mas y mejor,y mas atrayentes las procesiones que salen en conjunto, cuando se sale solo ya se sobresale cada uno por sus méritos.

    ResponderEliminar

¿Qué buscas?

Temas y autores

cofradías procesiones religiosidad popular arte cultura F. J. Blázquez tallas A. Coco Pedro Martín diócesis imaginería pastoral J. M. Ferreira Cunquero idiosincrasia Félix Torres Tomás González Blázquez comunicación tradición Junta de Cofradías Tertulia Cofrade Pasión pasos política José Fernando Santos Barrueco aniversarios estética Eva Cañas Daniel Cuesta SJ liturgia Andrés Alén Cuaresma Montserrat González cartelería periodismo turismo cargos Asamblea Diocesana literatura publicaciones ritos Antonio Santos Catedral Navidad Tomás Gil Rodrigo exposición formación fotógrafos Fructuoso Mangas Javier Prieto hermanos de carga pintura poesía revistas sacerdotes Miriam Labrador Roberto Haro cultos educación estatutos muerte niños pregón provincia secularización Asunción Escribano Francisco Gómez Bueno Jubileo de la Misericordia Peñaranda Xuasús González Zamora Ángel Benito Ayuntamiento Carlos Ferrero Corpus Christi Fernando Mayoral Florencio Maíllo Francisco Rodríguez Pascual Isabel Bernardo José Adrián Cornejo José Anido Paloma Pájaro Pascua Tomás Martín aplausos caridad editorial música restauración subvenciones Ana Ontiyuelo Arturo García Ruiz Carlos García Rioja Conrado Vicente David Rodrigo Enrique Mora González Guzmán Gombau José Frank Rosario José Javier Rodríguez José Luis Puerto Madrid María José Lanzagorta Núñez Solé Raúl Román Rosana Hernández Universidad discapacidad encuentros historia justicia jóvenes obituario redes sociales religiosas vocaciones Ávila