viernes, 10 de febrero de 2017

Todo lo que aún no sabemos de la Semana Santa

| | 0 comentarios
Abraham Coco

Una cofrade de la Vera Cruz levanta la mirada bajo su capirote de raso azul | Foto: ssantasalamanca.com

11 de febrero de 2017

Avanza febrero como anochece en el tren que cose las distancias con Salamanca, a la que a veces termino por confundir con la Semana Santa, sin saber cuál es la parte y qué el todo. Quizá por eso cada vez aprecio más la sutilidad de Muñoz Bernardo cuando, en su cartel de 2014, lo cotidiano tomaba apariencia de cruz y capirote sin darnos cuenta.

Celebramos la incorporación, en tiempo de descuento, de Fernando Mayoral a la lista de escultores de nuestras procesiones. Rememoramos en compañía a Tomás Martín en su cabo de año. Rescatamos después las palabras en 2013 del cura Agustín Ríos, capellán de la Universidad, que acaba de fallecer: "Los cultos de Semana Santa en la Universidad son una rica tradición de siglos que no debe perderse", nos indicaba. Y, así, ajenos a cualquier cuenta atrás, detenemos el reloj en esta precuaresma de tan ordinario tiempo, porque todo llegará. Entonces, mediado abril, ya no podremos paladear esas incógnitas para las que aún no tenemos respuesta. Porque, afortunadamente, todavía no lo sabemos todo en la cátedra de la Semana Santa. Sin prisa, comienzan a surgir las preguntas.

Aún no sabemos de qué color será el Domingo de Ramos; a qué hora amanecerá el Viernes Santo; dónde estaremos cuando anochezca el Domingo de Resurrección.

No sabemos en qué palabras ha estado enfrascada la pregonera en las últimas semanas. Tampoco dónde se quebrará la luz de Isabel Bernardo ante el Cristo de los poetas, el de la Agonía Redentora. ¿Qué habrá brotado de los pinceles de Florencio Maíllo? ¿Se habrán detenido en alguna de nuestras tallas? ¿A qué olerán las páginas de Christus? ¿Y las flores? ¿Y los cardos? ¿Qué aspecto tendrá el número 24 de Pasión en Salamanca al nacer en la imprenta? ¿Dónde escucharemos los primeros ecos de los tambores?

¿Con qué abuelilla reñiremos para no perder nuestra baldosa en el Patio de Escuelas el Martes Santo? ¿Por qué no tiramos la toalla? No sabemos cuántos seremos en la fila ni quién faltará en el banzo; cuánto habrá que sacarle a la túnica crecedera, ni si las torrijas quedarán tan jugosas como las imaginamos. Desconocemos cuánto se parecerá la Semana Santa de Salamanca de este 2017 a lo que ya vivimos. ¿Y cuándo todo tenga respuesta?


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión