lunes, 13 de marzo de 2017

Entre relatos y chismes

| | 0 comentarios
J. M. Ferreira Cunquero

Portadas de los cinco libros de relatos semanasanteros editados por la Tertulia Cofrade Pasión

"Nervioso ante aquella situación que estaba viviendo, la niña era ayudada por su padre a ponerse el hábito blanco. Por fin el sueño que había vivido durante años comenzaba a cumplirse en aquel bendito anochecer de los años setenta en la ciudad de Zamora.

No sabría explicar por qué le brotaban aquellas incontenibles lágrimas, desde lo más hondo del inocente sentimiento infantil, al mirar al Cristo que había contemplado tantas veces, primero en brazos de su madre y después junto a otros niños, que como ella esperaban sentados en las aceras la llegada de la procesión.

Un temblor de emociones le sacudió el alma, cuando su padre por fin le puso el capuchón, adecuándole los pequeños orificios a sus inquietos y ansiosos ojos por mirar, desde aquel claustrofóbico espacio, el espectacular ambiente del interior de la iglesia.

No le importó verse empujada hacia la fila donde fue situada de forma inesperada y brusca. Era tan turbador lo que estaba viviendo que no era capaz de analizar los detalles.

De repente, un agobio desconocido comenzó a atenazarla cuando levantó la tela para despedirse de su padre…

La sensación fue muy extraña, al darse cuenta de que estaba solo ante aquella vivencia, entre suaves voces ajenas y una abundante neblina de inciensos…"

He querido comenzar estas letras reproduciendo a mi modo, desde la pobre memoria, el principio de un magnífico relato que se alzó con el primer premio de aquel certamen tan importante que convocaba la Junta Pro Semana Santa de Zamora a finales de los años setenta.

La conclusión de la historia era tan magnífica por su creatividad, y la autora tan joven, que se me ha clavado como una referencia inolvidable entre los recuerdos literarios que han ido conformando, a lo largo de la vida, el alma de la experiencia.

Y es que el maravilloso mundo del relato y la Semana Santa van unidos como parte fundamental de ciertas esencias, que ensamblan en la remembranza de los tiempos lo que somos.

Al relato se une la leyenda como parte de una vitalidad palpable, que a través de los años acomoda, en base a la maravillosa trasformación que suele darse, el toque personal que va adecuando de forma mágica las historias.

En esto Sevilla, como en tantas otras cosas, da maravillosas lecciones que, amoldadas por el abierto enfoque andaluz, crean ese estilo propio en el que se hace virtud el recuerdo que, como raíz, nutre ese reírse de uno mismo sin miedo a causar dolor o daño alguno.

Francisco Robles, uno de los grandes intelectuales de nuestro tiempo, da una soberana lección con ese libro que, llevando por título Tontos de capirote, sirve para poner ese acento humorístico y recordatorio de muchas de las historias vividas en el epicentro nostálgico de la Semana Santa andaluza.

Es verdad que me he planteado muy en serio ese intento de hacer lo propio, pero todo se va al traste cuando recuerdo al inolvidable Lucas Verdú, hablando de los bandos y las bandurrias que siguen vivas en el corazón de esta ciudad, como traba que imposibilita el acercamiento a los entresijos propios, que nutren de forma divertida la personalidad charra que vestimos. Nuestro sentido del humor queda bien definido con retrógrado y escaso calado cultural en las redes sociales, donde puede apreciarse que aquí es imposible recuperar la historia de las anécdotas divertidas. Tal empresa solo valdría para destapar el tarro de las disputas sin néctar, rubricando la discordia como nata de la gran pastelada mental que tenemos.

Los héroes del anonimato y la fatua creencia de que cuatro aplausos iletrados elevan a literaria la bobada consiguen que la ocurrencia del ignorante se oferte como materia de estudio en el mercadillo del chismorreo.

Es una pena que mientras damos cuartel a estos voceros sin pulpa, esa parte de la historia que solo vive ya en el recuerdo de algunos ilustres cofrades se pierda, en el más absurdo de los olvidos…


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Temas y autores

cofradías procesiones religiosidad popular arte diócesis pastoral F. J. Blázquez cultura A. Coco tallas Pedro Martín J. M. Ferreira Cunquero imaginería Félix Torres idiosincrasia Tomás González Blázquez Junta de Cofradías comunicación tradición aniversarios Tertulia Cofrade Pasión política estética pasos José Fernando Santos Barrueco Eva Cañas Daniel Cuesta SJ liturgia Andrés Alén Asamblea Diocesana cartelería formación turismo Cuaresma Montserrat González cargos literatura periodismo Tomás Gil Rodrigo pintura Antonio Santos poesía provincia publicaciones ritos Ayuntamiento Catedral Fructuoso Mangas Javier Prieto Navidad cultos exposición fotógrafos Francisco Gómez Bueno Roberto Haro educación hermanos de carga muerte niños revistas sacerdotes Asunción Escribano Isabel Bernardo Miriam Labrador Zamora caridad estatutos pregón secularización Año Jubilar Teresiano Corpus Christi José Anido Jubileo de la Misericordia Paloma Pájaro Peñaranda Xuasús González editorial historia Ángel Benito Carlos Ferrero Conrado Vicente Fernando Mayoral Florencio Maíllo Francisco Rodríguez Pascual José Adrián Cornejo Pascua Raúl Román Santa Teresa Tierra Santa Tomás Martín aplausos encuentros música redes sociales restauración subvenciones Ana Ontiyuelo Arturo García Ruiz Carlos García Rioja Coordinadora Diocesana de Cofradías David Rodrigo Enrique Mora González Guzmán Gombau José Frank Rosario José Javier Rodríguez José Luis Puerto Madrid María José Lanzagorta Nacho Pérez de la Sota Núñez Solé Rosana Hernández Universidad discapacidad justicia jóvenes obituario religiosas vocaciones Ávila