miércoles, 24 de mayo de 2017

Argumentos cofrades y no turísticos

| | 1 comentarios
Pedro Martín

Dos pequeños ataviados con el hábito de la Hermandad de Jesús Amigo de los Niños | Foto: ssantasalamanca.com

Sin acabar prácticamente la Semana Santa de 2017 y con las evaluaciones encima de la mesa, nos asaltan ya las noticias de la próxima, en este caso por las vacaciones escolares coincidentes o no con la semana de pasión.

El pasado día 6 de mayo se reunieron, como todos los años, los representantes de las distintas localidades de la Semana Santa de Castilla y León en Medina del Campo y uno de los temas estrella que aparece recurrentemente en nuestra comunidad fue este, ya que en el borrador del calendario escolar para el curso 2017/2018 se prevé que las mismas comiencen el Jueves Santo y se prolonguen toda la semana de Pascua.

Ya los vaivenes de años atrás no nos cogen desprevenidos, y periodos vacacionales como el de este año que comenzó el jueves anterior al Domingo de Ramos se entremezclan con años como el venidero.

Independientemente de la influencia en la Semana Santa, ¿a qué obedece tanto cambio?, ¿de verdad alguien  piensa que tres días más de clase antes de Semana Santa y no después valen para algo ¿Pedagógicamente es sostenible? No soy docente, pero sí padre, y después de muchos cursos escolares no le veo la ventaja por ninguna parte, excepto para los profesores que disfrutan de una semana de vacaciones cuando nadie las tiene.

Y ahora vamos al argumentario cofrade, que es lo que nos ocupa en esta página. Parece que el primer argumento esgrimido en la aludida reunión fue el dado por la propia Junta de Castilla y León en anteriores ocasiones: cuando las vacaciones escolares coinciden con la semana de Semana Santa, el turismo interior se incrementa notablemente, disminuyendo en años como el venidero. Pobre y triste argumento, señores. No somos una asociación de hostelería ni un operador turístico, por mucho título que lleven nuestras respectivas semanas santas. Eso que lo luchen otros.

Nuestro argumento no puede estar en el turismo, sino en la participación y en el conocimiento que tienen nuestros niños de la Semana Santa, de nuestra tradición e historia, de su incorporación a la misma de forma activa dentro de las cofradías o como espectadores en la calle. A ello debemos aspirar y por ello debemos reclamar con todas nuestras fuerzas que sus vacaciones escolares les permitan vivir intensamente, disfrutar y, sobre todo, participar en su Semana Santa para que la sientan como propia y así hagan que perdure en el tiempo.

Ese debe ser nuestro argumento y no pensar en la Semana Santa únicamente como "evento cultural y turístico", eso es muy fácil de defender y a la vez muy fácil de denostar y criticar.


1 comentarios:

  1. ¿Que a qué obedece tanto cambio? Podrá compartirse o no, pero es fácil de entender.

    Se basa en un concepto que se llama "racionalización de los periodos lectivos" y que trata de compensar la duración de los trimestres. No creo que sean los profesores los que elijan las vacaciones y si así fuera, siempre lo harían de manera que tuvieran "la semana" que nadie tiene. Vamos, digo yo.

    Los que aquí navegamos, sabemos que la Semana Santa puede caer en 4 posibles semanas teóricas, pues depende de la primera luna llena después del equinoccio primaveral.. Así, si la luna llena es inmediatamente después del equinoccio, tendríamos las 2 que podríamos llamar "Semana Santa tempranera". Y si la luna llena es en la tercera o cuarta semana después de la entrada de la primavera (como ha sido el caso del 17) hablaríamos de Semanas Santas tardías.

    Pues bien, en el primer caso, las vacaciones escolares incluyen la Semana de Pascua (para no alargar en exceso el tercer trimestre dejando un segundo más corto), mientras que si, por ejemplo, en este año se hubiesen dado las vacaciones de la Semana de Pascua, los alumnos de 2º de Bachillerato sólo habrían tenido una semana de clase en el tercer trimestre.

    O sea, cuándo caigan las vacaciones no lo eligen las autoridades educativas (muchísimo menos los profesores), sino que viene dado por la propia Semana Santa.

    Fácil de entender, ¿no?

    ResponderEliminar

¿Qué buscas?

Temas y autores

cofradías procesiones religiosidad popular arte cultura F. J. Blázquez diócesis tallas pastoral A. Coco J. M. Ferreira Cunquero Pedro Martín imaginería idiosincrasia Félix Torres Tomás González Blázquez comunicación tradición Junta de Cofradías Tertulia Cofrade Pasión pasos política José Fernando Santos Barrueco aniversarios estética Eva Cañas Daniel Cuesta SJ liturgia Andrés Alén Cuaresma Montserrat González cartelería periodismo turismo cargos literatura Asamblea Diocesana Tomás Gil Rodrigo formación publicaciones ritos Antonio Santos Catedral Navidad exposición fotógrafos pintura poesía Fructuoso Mangas Javier Prieto hermanos de carga revistas sacerdotes Asunción Escribano Isabel Bernardo Miriam Labrador Roberto Haro cultos educación estatutos muerte niños pregón provincia secularización Francisco Gómez Bueno Jubileo de la Misericordia Peñaranda Xuasús González Zamora caridad Ángel Benito Ayuntamiento Carlos Ferrero Corpus Christi Fernando Mayoral Florencio Maíllo Francisco Rodríguez Pascual José Adrián Cornejo José Anido Paloma Pájaro Pascua Tierra Santa Tomás Martín aplausos editorial música restauración subvenciones Ana Ontiyuelo Arturo García Ruiz Carlos García Rioja Conrado Vicente David Rodrigo Enrique Mora González Guzmán Gombau José Frank Rosario José Javier Rodríguez José Luis Puerto Madrid María José Lanzagorta Nacho Pérez de la Sota Núñez Solé Raúl Román Rosana Hernández Universidad discapacidad encuentros historia justicia jóvenes obituario redes sociales religiosas vocaciones Ávila