viernes, 12 de mayo de 2017

'Instagramers' junto a la cruz

| | 0 comentarios
Ángel Benito

Varios cofrades fotografían con sus teléfonos móviles la trasera del palio de la Soledad a su paso por la Plaza Mayor

Desconozco si en el pleno de valoración de la Semana Santa salmantina será uno de los temas de conversación. Soy consciente de que la excesiva duración de las procesiones y cuestiones de organización centrarán el debate lógicamente, pero cabría dedicar al menos un minuto para analizar de qué forma las nuevas tecnologías están afectando al desarrollo de los desfiles más allá de la acera, dentro de la propia procesión.

La noticia de una imagen de varios cofrades sacando una instantánea de Nuestra Señora de la Soledad al paso por la Plaza Mayor sin salirse del cortejo fue la más comentada, pero no la única. Soy más partidario de la pedagogía que del castigo ejemplar, ya que ha habido ejemplos similares en el 80 por ciento de las cofradías que, aunque no han trascendido, se han viralizado entre cualquier grupo de WhatsApp que tenga relación con la Semana Santa. Sin ser un tema de gravedad, traslada una imagen de falta de respeto que pocas veces tiene que ver con la voluntariedad, sino con el desconocimiento. Tira por tierra la imagen del 90 por ciento del resto de los hermanos.

Aunque la ignorancia no exime de la pena, quizá fuera necesario que todas las hermandades trasladaran tanto a viejos como nuevos hermanos las normas necesarias de una procesión. Es difícil pedir respeto, que no se cruce en medio de los hermanos de fila, que no se aplauda cuando no hay que hacerlo, cuando se observa a un hermano sacando una imagen de su paso en la procesión con el móvil. La Seráfica Hermandad del Cristo de la Agonía y la Hermandad del Perdón han dado un buen paso editando una guía sobre los derechos y obligaciones del cofrade que van mucho más allá del pago de una cuota anual. La Real Cofradía del Cristo Yacente lo realizó de una forma más moderna a través de las redes sociales indicando lo que sí y no se debía hacer. Es necesaria la pedagogía sobre todo para unas nuevas generaciones nacidas en un contexto de las redes sociales en las que si la imagen no aparece en Facebook o Instagram, es como si directamente no hubiese existido.

El hermano mayor de La Soledad, Miguel Hernández, me confesaba que junto a la portada de San Esteban había reprendido a una joven cofrade que sacaba el móvil para poder fotografiar a su Virgen. La respuesta de la chica no fue prepotencia, ni descaro juvenil, ni falta de respeto. Simplemente, no sabía que lo que estaba haciendo no estaba permitido.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Temas y autores

cofradías procesiones religiosidad popular arte F. J. Blázquez cultura diócesis pastoral tallas A. Coco Pedro Martín J. M. Ferreira Cunquero imaginería idiosincrasia Félix Torres Tomás González Blázquez comunicación tradición Junta de Cofradías Tertulia Cofrade Pasión estética pasos política José Fernando Santos Barrueco aniversarios Eva Cañas Daniel Cuesta SJ liturgia Andrés Alén Asamblea Diocesana Cuaresma Montserrat González cargos cartelería periodismo turismo literatura Tomás Gil Rodrigo formación publicaciones ritos Antonio Santos Catedral Javier Prieto Navidad exposición fotógrafos pintura poesía Fructuoso Mangas hermanos de carga revistas sacerdotes Asunción Escribano Isabel Bernardo Miriam Labrador Roberto Haro Zamora cultos educación estatutos muerte niños pregón provincia secularización Corpus Christi Francisco Gómez Bueno Jubileo de la Misericordia Peñaranda Xuasús González caridad editorial Ángel Benito Ayuntamiento Carlos Ferrero Conrado Vicente Fernando Mayoral Florencio Maíllo Francisco Rodríguez Pascual José Adrián Cornejo José Anido Paloma Pájaro Pascua Tierra Santa Tomás Martín aplausos música redes sociales restauración subvenciones Ana Ontiyuelo Arturo García Ruiz Carlos García Rioja David Rodrigo Enrique Mora González Guzmán Gombau José Frank Rosario José Javier Rodríguez José Luis Puerto Madrid María José Lanzagorta Nacho Pérez de la Sota Núñez Solé Raúl Román Rosana Hernández Universidad discapacidad encuentros historia justicia jóvenes obituario religiosas vocaciones Ávila