viernes, 25 de mayo de 2018

La importancia de los 'papeles'

| | 0 comentarios
Xuasús González

La carta de un banco o una factura de un taller son "papeles" cuya conservación puede permitir documentar obras como Arte y cultura en la Semana Santa de Salamanca, la investigación más exhaustiva sobre las cofradías de la ciudad editada hasta ahora

25 de mayo de 2018

No son pocas las ocasiones en las que pasan por nuestras manos documentos de lo más variopinto a los que no les damos la mayor importancia: una carta del banco, un recibo de la luz, un informe de vida laboral, una factura del taller… Y pensamos, probablemente, que para nada pueden servir, más allá –claro está– de aquello para lo que fueron creados.

Y, en muchas ocasiones –ni que decir tiene–, es así; pero, en otras, la cosa cambia. Y mucho. Porque, sin querer, con el paso del tiempo, esos "papeles" pueden acabar teniendo una importancia capital para conocer, por ejemplo, distintas cuestiones acerca de nuestro pasado. De nuestra historia.

En el mundo cofrade pasa exactamente lo mismo. No hay más que pararse a pensar por un momento en la cantidad de "papeles" –y de fotografías, y de grabaciones…– que, relacionados de alguna manera con la Semana Santa, se han generado a lo largo de la historia y que, por diversas causas, se han perdido; y, con ellos, buena parte de nuestra historia.

No cabe duda de que, si los conserváramos, conoceríamos mucho mejor nuestro pasado, con sus tradiciones y sus innovaciones, sin vacíos en los que no sabemos qué es lo que ha ocurrido; un vacío que, salvo que aparezcan "nuevos" papeles, nunca podremos ya llenar.

Y no hay que remontarse a siglos atrás, sino tan solo a hace unas décadas que, si cabe, es aún más preocupante… Porque mucho ha cambiado la Semana Santa que hoy conocemos con respecto a la de, pongamos por caso, mediados del pasado siglo, con numerosos cambios a todos los niveles, muchos de los cuales no sabemos ya quizá con exactitud por qué se han producido… Y todo porque ha desaparecido un buen número de "papeles" –sin mala intención, sí, pero con fatales consecuencias–, quizás tirándolos a la basura…

Contra eso, ya no podemos hacer nada. Pero sí para evitar que eso mismo suceda de ahora en adelante, poniendo en valor esos "papeles" del día a día que, aparentemente, no sirven para nada… En caso contrario, las generaciones venideras tendrán el mismo problema porque, hoy, sobre nuestra historia más reciente, aún contamos con las vivencias de los protagonistas, al menos en su mayoría. Pero la memoria también empieza a fallar, y tanto más cuanto más atrás nos vayamos en el tiempo; y eso sin olvidar que algunos de los que nos la pueden contar en primera persona ya no están entre nosotros y que, poco a poco, se irán yendo más…

Así, es necesario hacer un esfuerzo por conservar esos "papeles" –inclúyanse también los que se encuentran en soporte digital– que nos parecen hoy poco menos que irrelevantes: convocatorias, cartas, facturas…; y, ya puestos, apuéstese también por recuperar cuanto sea posible, quizá a través de particulares más cuidadosos que, por los motivos que sean, los puedan aún conservar en su poder y los quieran prestar para su digitalización, pues el objetivo último ha de ser disponer de la mayor información posible sobre nuestro pasado, para poder utilizarla tanto ahora como en el futuro.

De hecho, toda esa información debe ser puesta a disposición –si se considera necesario, en especial la más antigua, digitalizada para evitar su deterioro– de quien la quiera consultar. Nada hay que ocultar –o, al menos, no debería– y puede ayudar a conocer mejor nuestra historia.

Más que agradecidos deberíamos estar a todos los que, en muchos casos de forma desinteresada, dedican su tiempo y esfuerzo a estudiar distintos aspectos de nuestra celebración pasional. Y así, quizá, su labor resulte un poco más sencilla. En definitiva, es la Semana Santa la que resulta beneficiada, y eso es lo más importante.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión