lunes, 18 de febrero de 2019

Pregón. 2019. Un dietario (3)

| | 0 comentarios
Abraham Coco

Primer ensayo de los hermanos de carga de Jesús Despojado en 2019 | Fotografía: Alejandro López

18 de febrero de 2019

Un teatro lleno de cofrades. Así empiezo a imaginar mi pregón... Mientras apuro las líneas que habré de pronunciar en siete semanas, es inevitable fabular sobre ese 9 de abril, cada vez más cercano, en el que, al anochecer, el Liceo se reencontrará con las cofradías en su cita anual.

Cofrades en el patio de butacas. Cofrades en los palcos. Cofrades en la primera planta. Cofrades en el gallinero. Ese es mi deseo y mi invitación. A buen seguro que fue también la invitación de todos los que me antecedieron, especialmente de quienes, como yo, procedían de la militancia cofrade cuando fueron requeridos para anunciar la Semana Santa de nuestra ciudad. Pero en estos meses de preparación, algunas conversaciones me alertaron de que, en determinados ambientes, cunde la percepción del pregón como un acto elitista, reservado a unos pocos. Y es una creencia que conviene desmentir.

Tenemos la oportunidad de hacerlo con hechos. Por eso imagino un pregón lleno de cofrades… y de entusiastas de esta celebración, vecinos que decidieron no formar parte de ninguna cofradía, pero que se alinean en cada procesión a uno y otro lado de la calle para que discurran nuestros cortejos.

El Liceo, es cierto, no tiene capacidad para esos 10.000 cofrades que las estimaciones más optimistas afirman que integramos las hermandades salmantinas. Cabremos 667. La familia, los amigos y los lógicos compromisos, además del protocolo que este tipo de actos exigen, es muy inferior a esa cifra. Ese protocolo, no lo olvidemos, evidencia la importancia que la Semana Santa tiene para las fuerzas vivas de la provincia. Es un protocolo que debemos festejar, pues quiere decir que se nos valora y aprecia. Por eso acuden a arroparnos en esa tarde en la que un pregonero, este año ocasionalmente yo, anuncia que está cerca el momento, que es hora de prepararnos.

Los Xenerais da Ulla han llegado ya a mi barrio compostelano. A lomos de sus caballos, ataviados como la tradición carnavalesca establece, se desafían en satíricos combates dialécticos. Es la señal inequívoca de que la Cuaresma se aproxima. La estrenaremos el 6 de marzo. Antes el Papa Francisco le pondrá mensaje. Por ahora sabemos que el lema elegido para este año es "La creación, expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios" (Rm. 8, 19).

Sirvan hoy las líneas de este dietario como invitación para todos los cofrades a quienes en estas semanas no tendré ocasión de convidar a participar en el pregón. A los más próximos, con los que comparto hábito, los míos de la Cofradía de Cristo Yacente, y a todos los demás, porque todos son cercanos. A fin de cuentas, esperamos lo mismo.

Los primeros ensayos doblan ya la esquina…

0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión