miércoles, 6 de marzo de 2019

Cuaresma cofrade

| | 0 comentarios
Pedro Martín

Los cofrades comienzan este Miércoles de Ceniza el camino de la Pascua | Fotografía: Manuel López Martín

06 de marzo de 2019

Otro año más comenzamos el camino de la Pascua. Cambiamos de color las vestiduras litúrgicas, que tornan a morado, no como presagio de los hábitos, que alguno lo pensará.

Volveremos a escuchar al acercarnos a recibir la ceniza "conviértete y cree en el Evangelio" (alguno seguirá anclado en el "polvo eres…"), precioso signo de conversión que nos prepara desde ya para vivir intensamente estos días.

Yo propongo para esta Cuaresma un calendario alternativo al de ensayos, besamanos, conciertos y demás actos propios de estos días.

Os lanzo una pregunta para la reflexión que puede resultar quizá un tanto escandalosa: ¿es tu dios el Dios de Jesucristo, el Dios del Evangelio?

Vamos a ver qué claves nos da el Papa Francisco en su Mensaje de Cuaresma de este año.

El título es muy sugerente, pues toma de Romanos La creación, expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios. Un año más celebraremos la Pascua tras la purificación de la Cuaresma, pues tan solo así participamos de la salvación del misterio pascual.

Nos indica tres puntos para la reflexión que tan solo apuntaré, pues merece la pena que disfrutéis de ellos y los recéis.
  1. La redención de la creación.Vivir como hijo de Dios plenamente también supone cuidar y disfrutar plenamente de los frutos de la naturaleza.

  2. La fuerza destructiva del pecado. El pecado rompe nuestra relación con Dios, con los demás y con la creación. Todas nuestras actitudes o acciones que lo impiden son objeto de revisión de vida especialmente en Cuaresma y sería bueno que prescindiéramos de ellas en este tiempo, "fantástico ayuno y abstinencia".

  3. La fuerza regeneradora del arrepentimiento y del perdón. De esta tercera parte os pongo una frase literal que resume muy bien el mensaje del Papa Francisco: "La Cuaresma es signo sacramental de esta conversión, es una llamada a los cristianos a encarnar más intensa y concretamente el misterio pascual en su vida personal, familiar y social, en particular, mediante el ayuno, la oración y la limosna".
Ayuno como ejercicio de aprendizaje, de un cambio necesario de nuestra actitud para con los demás, pasar de la tentación de devorarlo todo a "sufrir por amor". Orar (ante nuestras imágenes) necesitados de Dios y su misericordia. Dar limosna para entender que nada nos pertenece, que no podemos acumular sin más para nosotros y así pensar en las necesidades de los hermanos.

Todo este plan cuaresmal que nos propone el Santo Padre hará que nos dirijamos a la Pascua de Jesús pensando en el plan de Dios, el Dios del Evangelio y no el nuestro, que tengamos presentes a nuestros hermanos con necesidades espirituales y materiales y se manifiesten los hijos de Dios llevando su fuerza transformadora a toda la creación.

Buena y purificadora cuaresma hermanos.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión