viernes, 12 de abril de 2019

Dulce resaca pregonera

| | 0 comentarios
Eva Cañas

Abraham Coco, junto a Jesús Rescatado, durante el pregón de la Semana Santa de Salamanca 2019 | Foto: Pablo de la Peña


10 de abril de 2019

Antes de abrirse el telón del teatro Liceo ya se respiraba un ambiente cofrade envidiable, tanto en el patio de butacas, los palcos o el anfiteatro. La banda municipal de música tocaba de fondo marchas procesionales. El pregonero lucía un elegante traje y la medalla de su cofradía al cuello. La ciudad aguardaba el anuncio de los días santos, muy necesario, y Abraham Coco logró pellizcarle en el alma. Como cofrade le agradezco el mensaje de principio a fin, tan útil, tan evangelizador, tan tú. Gracias por acordarte de los cofrades que ya no están entre nosotros y han fallecido en el último año. Antes ningún pregonero lo había hecho. Gracias por acordarte de esos hermanos anónimos que portan las cruces guía de cada hermandad, porque tuvieron su minuto de gloria. 

Gracias por compartir con los salmantinos a Jesús Rescatado, lejos de San Pablo, pero velando por cada palabra que resonaba en oídos y corazones. Gracias por acordarte de Eneko, hermano del Despojado, que al terminar tu pregón tenía un brillo especial en sus ojos. Gracias por acordarte de los que hicieron posible todo: la Cofradía de la Vera Cruz, y de los que nos han precedido, porque merecían su reconocimiento. 

Nos hiciste pensar, aplaudir, llorar y cambiar de actitud. Una apertura a lo que llega desde el punto más importante de todos: la resurrección. ¡Qué necesarias eran tus palabras en tiempos quizás algo convulsos para algunas cofradías! Nos has devuelto al origen de todo, a la fe, a Jesús. Y rescato una parte de su pregón que tiene que llegar a todos los rincones cofradieros: "Aparcar la soberbia y las rencillas". Y otro consejo muy acertado de nuestro pregonero de 2019: "No caer en la tentación de quedarnos en casa porque no nos ha gustado la decisión de quien ahora dirige la cofradía; no caer en la tentación de colgarnos la medalla y ver la procesión desde la acera por aquel malentendido con el jefe de paso; no ser capaces de redescubrir el sitio que ocupábamos en el desfile y dejarnos llevar por la inercia", remarcó. Sabias palabras. Un mensaje que debería resonar en todas nuestras mentes. "Os estamos esperando. Os necesitamos… No dejéis que vuestro reencuentro se quede en la acera". Poco más que decir. Si no habéis tenido ocasión de escuchar su pregón, ya estáis tardando. Dulce resaca de un día grande, para enmarcar en el calendario ese 9 de abril de 2019, cuando un joven cofrade, salmantino y periodista, consiguió unir a toda una ciudad a su Semana Santa, para aprender a quererla más, como nunca antes, a comprenderla y a cuidarla. Gracias.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión