lunes, 13 de enero de 2020

Año nuevo, vida cofrade nueva

| | 0 comentarios
Pedro Martín

La luz inunda la iglesia nueva del Arrabal en la salida del Cristo del Amor y de la Paz | Foto: Manuel López Martín

13 de enero de 2020

Feliz año a todos, que hasta las Candelas se puede felicitar el año y se debe mantener el belén puesto en casa –decían los clásicos–. Esto último me perdonaran, pero no he podido mantenerlo en casa a costa de un conflicto familiar de proporciones similares a los que preveo se pueden producir en nuestro recién estrenado gobierno.

Pero eso, aunque nos preocupa, no nos ocupa en este artículo. Nos ocupa y preocupa la actividad cofrade como de costumbre, y las certidumbres del año que empieza llenas a su vez de incertidumbres.

La primera llega esta misma semana, el "primer curso cofrade para dirigentes y aspirantes a serlo", que ya ha concitado el interés incluso de la prensa, con un número importante de inscripciones que a la fecha de hoy superan el medio centenar, cosa que me alegra, pero que a la vez me preocupa, pues no sé muy bien si se sigue entendiendo como un mero trámite o que de verdad las cofradías empezamos a creer en la importancia de la formación para un cristiano.

Año de estreno de las "normas", ya a pleno rendimiento, eso espero y deseo, y para ello trabajaré desde el Equipo de la Coordinadora, junto con el delegado y consiliario general de las cofradías. Muchas incertidumbres sin duda, pero también muchas esperanzas.

Año de nueva cofradía ¿en la calle? A fecha de hoy no existe certidumbre, más bien todo lo contrario, de la salida penitencial de la Archicofradía del Rosario. Espero y deseo que se superen las dificultades lo antes posible y de la mejor manera posible.

Año de nuevo presidente de la Junta de Semana Santa. Habrá relevo y a meses vista ya corren todo tipo de rumores, de candidatos y candidaturas, yo solo digo en mayúsculas: gracias Cornejo por todos estos años, un placer haber coincidido y trabajado contigo.

Año de ¿nuevo obispo? No lo sabemos, quizá sea la mayor incertidumbre. Lo que sí es seguro es que nuestro obispo Carlos cumple la edad en noviembre y deberá presentar la renuncia. A partir de ahí, todo depende de la Santa Sede y del nuncio.

Un año que nos deparará alguna sorpresa como el anunciado "primer congreso regional de jóvenes cofrades", que, dicho con todo el cariño, no tiene ningún sentido celebrándose el nacional en Valladolid. ¿Era necesario? ¿Quién lo ha autorizado? No hay más preguntas.

Todo un año lleno de novedades, de incertidumbres, de algunos aniversarios cofrades que espero se celebren como se merecen y desde luego, si es posible, sin salidas extraordinarias», que por serlo cada vez más habituales se convierten en ordinarias.

Año de cambios y novedades. Esperemos que venturoso año cofrade.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión