lunes, 20 de marzo de 2017

Casas de hermandad

| | 0 comentarios
Abraham Coco

Inauguración de la sede social de la Hermandad de Jesús Flagelado el pasado mes de diciembre | Foto: Hdad. Jesús Flagelado

He dejado hasta cuatro artículos comenzados en vista de que, por las prisas cuaresmales de revistas, boletines y presentaciones, ninguno terminaba de cuajar y el lunes apremia. Comencé con "En la intimidad"; seguí con "Calendario de ensayo de los hermanos de fila", y esbocé algunas ideas sobre "Las 5 uve dobles de la Semana Santa" y "El eje San Benito-San Martín". Me quedé con el quinto que aquí empieza y que celebra que en el último año se han inaugurado dos nuevas casas de hermandad en nuestra ciudad.

Estas dos aperturas significan que, de las diecisiete cofradías penitenciales erigidas, una inmensa mayoría cuenta en estos momentos con una sede social o un espacio similar en el interior de sus sedes canónicas, donde desarrollar tareas y encuentros que forman parte también de la realidad cofrade y que exceden lo cultual. En meses recientes, la Hermandad de Jesús Flagelado ha abierto la suya en el Patio Chico mientras que el Perdón, y por ende la Agonía, cuenta con instalaciones en la plaza de San Vicente.

Hace dos años dedicaba en esta misma revista digital un artículo a "las publicaciones que estamos perdiendo", una tendencia que tristemente no se ha invertido. Alegra, al menos, encontrar el proceso opuesto en las casas de hermandad. Nadie ha cerrado la suya y, muy al contrario, las ventajas de contar con una parecen propagarse rápido boca a boca, lo que explica que sean más las cofradías que apuestan por establecer la suya.

Cuando en 2014 se publicó el segundo volumen de la trilogía Semana Santa en Salamanca, el artículo a propósito de este tema que redacté indicaba que disponía de ella la mitad de las dieciséis cofradías de entonces. Ahí se aprecia el incremento. El camino lo abrió en 1991 la Hermandad del Amor y de la Paz y le siguieron en esa misma década la Dominicana, con un ambicioso proyecto, y la Congregación de Jesús Rescatado. Entrado el siglo XXI, dieron el paso la Oración en el Huerto, la Soledad y Cristo Yacente. Y a ellos había que sumar Vera Cruz y Nazareno, las dos hermandades más antiguas en cuya capilla y templo existen dependencias dedicadas a estos fines.

Jesús Despojado también ha apostado por ella en sus inicios, de manera que en estos momentos tan solo permanecen ajenos a esta realidad la Hermandad de Jesús Amigo de los Niños, Universitaria, Vía Crucis, Silencio y Franciscana, aunque la integración de algunas de estas en parroquias y conventos suple en buena medida esta necesidad.

De la vitalidad y el avance de nuestra Semana Santa también dicen mucho estas líneas.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Temas y autores

cofradías procesiones religiosidad popular arte cultura F. J. Blázquez tallas diócesis A. Coco Pedro Martín imaginería pastoral J. M. Ferreira Cunquero idiosincrasia Félix Torres Tomás González Blázquez comunicación tradición Junta de Cofradías Tertulia Cofrade Pasión pasos política José Fernando Santos Barrueco aniversarios estética Eva Cañas Daniel Cuesta SJ liturgia Andrés Alén Cuaresma Montserrat González cartelería periodismo turismo cargos Asamblea Diocesana literatura publicaciones ritos Antonio Santos Catedral Navidad Tomás Gil Rodrigo exposición formación fotógrafos Fructuoso Mangas Javier Prieto hermanos de carga pintura poesía revistas sacerdotes Miriam Labrador Roberto Haro cultos educación estatutos muerte niños pregón provincia secularización Asunción Escribano Francisco Gómez Bueno Jubileo de la Misericordia Peñaranda Xuasús González Zamora Ángel Benito Ayuntamiento Carlos Ferrero Corpus Christi Fernando Mayoral Florencio Maíllo Francisco Rodríguez Pascual Isabel Bernardo José Adrián Cornejo José Anido Paloma Pájaro Pascua Tomás Martín aplausos caridad editorial música restauración subvenciones Ana Ontiyuelo Arturo García Ruiz Carlos García Rioja Conrado Vicente David Rodrigo Enrique Mora González Guzmán Gombau José Frank Rosario José Javier Rodríguez José Luis Puerto Madrid María José Lanzagorta Núñez Solé Raúl Román Rosana Hernández Universidad discapacidad encuentros historia justicia jóvenes obituario redes sociales religiosas vocaciones Ávila