miércoles, 8 de marzo de 2017

#Cumplimos75

| | 0 comentarios
Eva Cañas

Hermanos y exhermanos mayores de cofradías salmantinas portan al Cristo del Amparo | Foto: ssantasalamanca.com

08 de marzo de 2017

Esta no va a ser una Semana Santa cualquiera. O eso espero. La Junta de Semana Santa cumple 75 años de historia. Por delante nos quedan eventos especiales para conmemorar tal efeméride. El primero de ellos tuvo lugar el pasado sábado, con un vía crucis extraordinario. Para esta ocasión, el Santísimo Cristo del Amparo volvía a salir por las calles de la ciudad después de 48 años.

Fue un Miércoles Santo, 2 de abril de 1969, cuando esa imagen traspasara las puerta de la iglesia del Carmen en una semana de Pasión. Y en esta ocasión lo ha hecho llevado a hombros por los actuales hermanos mayores y ex hermanos mayores de las 17 cofradías actuales que componen la Junta de Semana Santa. Una forma de aunar el pasado y el presente, sin dejar de lado el futuro, porque son los jóvenes los que tomarán el relevo y el legado de varias generaciones.

Creo que estuvo acertada la elección de la imagen, por todo lo que representa. Una mirada  a lo que fue, a lo que siempre estará presente, aunque no salga por las calles. La devoción permanece de un Cristo crucificado que era cargado por médicos y practicantes. Siempre hay que mirar hacia el futuro sin perder las bases que nos dejó el pasado. La entonces denominada Junta Permanente veía la luz un 9 de abril de 1942, con la intención de velar por la Semana Santa, de promocionarla y de fomentar la unión entre las hermandades. No ha sido fácil, y en todas estas décadas han pasado por etapas de declive, de desunión, de un descenso de hermanos, de la desaparición de algunas cofradías, del nacimiento de otras. La vida es así, y está llena de cambios.

Lo que se demostró el pasado sábado en el vía crucis es que se mantiene el compromiso y las bases por las que se creó la Junta Permanente. En un mismo cortejo unido el pasado, presente y futuro de la Semana Santa, con todas las hermandades representadas, bien cargando al Santísimo Cristo del Amparo o llevando el cirio que iluminaba el camino a la Catedral. Se respiraba respeto, silencio y orden. Una manera de comenzar con buen pie el primero de los actos del #75 aniversario. Ojalá, esa unión y presencia continúe en cada uno de los actos que se han programado durante todo el año. Hay que dar ejemplo a los cofrades del pasado, que nos vigilan desde el cielo, y, sobre todo, a los del futuro, porque ahora mismo, los del presente, no dejan de ser espejos donde reflejar sus actos. Estamos de enhorabuena #Cumplimos75


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión