viernes, 29 de diciembre de 2017

Orar en la Catedral

| | 0 comentarios
Tomás González Blázquez

Un momento de la Oración Cofrade por las naves de la Catedral de Salamanca | Fotografía: Óscar García

29 de diciembre de 2017

"Incúlquese en el ánimo de los fieles, por los medios más oportunos, el amor y la veneración hacia la iglesia catedral, que ha de ser considerada con razón el centro litúrgico de la diócesis. Debe ser manifestación de la imagen expresa y visible de la Iglesia de Cristo que predica, canta y adora en toda la extensión de la tierra". (cf. núm. 43-44-45 del Ceremonial de los Obispos).

Precisamente cantar por las naves de una catedral, la nuestra, la de Salamanca, es motivo de sorpresa los primeros sábados de mes (en enero será el segundo) cuando una pequeña comitiva de fieles, cofrades y no cofrades, se agrupa en cortejo procesional al salir de la capilla de San Clemente. En ese hermoso espacio de oración, ciertamente reducido si lo comparamos con el total de la superficie catedralicia, acaban de rezar la felicitación sabatina a la Virgen y el Rosario, antes de compartir la celebración de la Eucaristía. Ahora marchan entonando Santa María del Camino hacia una de las capillas marianas del templo, donde harán estación ante una imagen diferente cada mes y contemplarán una dimensión concreta de la Madre de Dios. Se trata de un septenario que, de octubre a abril, aspira a preparar espiritualmente los actos conmemorativos del IVº centenario del voto concepcionista de Salamanca, formalizado el 6 de mayo de 1618 ante Santa María de la Vega. Es precisamente junto a ella, con el canto de la Salve, como concluye la Oración Cofrade que a lo largo del presente curso viene desarrollando la Coordinadora Diocesana de Cofradías y Hermandades.

Pero vuelvo a la escena anterior. "Mientras recorres la vida tú nunca sólo estás…". Y los turistas sacan sus móviles para captar tan pintoresco momento. Mientras tanto, avanzan hacia la capilla del Pilar para orar ante la que es Madre de la Iglesia, o se acercan hasta la de la Soledad para invocarla como Puerta del Cielo, o se reúnen junto a la Virgen de la Palma aclamándola Reina de la Familia: "… contigo por el camino Santa María va". El próximo mes de enero, la Virgen de la Verdad como Trono de la Sabiduría. Luego, la de Lourdes que es Salud de los Enfermos, ya en Cuaresma la de la Piedad abierta en Refugio de los Pecadores y, cuando llegue la Pascua, la Virgen del Desagravio porque no es admisible el agravio de negarla Sin Pecado Concebida. "Ven con nosotros a caminar", parecen invitar los cofrades a quienes graban su canto procesional, pero esa invitación realmente la están haciendo a cuantos nunca se han planteado que nada hay más necesario, prioritario y natural para una comunidad diocesana que reunirse para rezar en la iglesia catedral.

"Aunque te digan algunos que nada puede cambiar…". Porque, no podemos negarlo, la tentación de no hacer nada, de no luchar "por un mundo nuevo", a menudo nos atenaza y nos doblega. Es más fácil gestionar la frustración que revertirla. Más sencillo ganar la orilla que remar contra corriente. Y más cómodo dejar que todo se siga haciendo como se ha hecho siempre. Amor y veneración hacia la iglesia catedral no hay entre los católicos salmantinos, pero se supone que no constituyen un terreno pedregoso donde no puedan crecer esas semillas si son sembradas con un poco de ardor apostólico. Cobra aquí especial sentido la pastoral de las cofradías. La diocesana que ha señalado la Catedral como sede de la Oración Cofrade. La de las cuatro hermandades asentadas en la iglesia mayor, que en comunión con el Cabildo deben emprender planteamientos serios y ambiciosos. Y la de las otras cinco cofradías que han optado por poner la Catedral en la entraña de sus procesiones, decisión que merece el respaldo de la institución capitular y supone todo un reto en preparación y desarrollo. Que se rece en la Catedral, cada vez más y mejor, acrecentará su condición de "centro luminoso" para toda la diócesis. Son las cofradías quienes hoy llevan más semillas para ello en sus zurrones. Ojalá no esquiven la tarea. A sembrar.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión