lunes, 15 de febrero de 2021

Nos vemos en 2022...

| | 0 comentarios

Paco Gómez

El último pregón que se pudo celebrar fue en 2019 | Foto: Pablo de la Peña
15-02-2021


Lo que he sabido es que año de 1582, a 4 de octubre, día del seráfico padre san Francisco, fundador de su Religión, y día en que saltó el año diez días corrigiéndolo nuestro muy santo padre Gregorio XIII…

(Relato de Jerónimo Gracián de la Madre de

Dios de la muerte de santa Teresa de Jesús)

 

 

Desde pequeño y por muchos motivos familiares y culturales, la figura de santa Teresa de Jesús, algo que no es ninguna sorpresa para quienes me conocen bien, ha ejercido sobre mí una verdadera fascinación. Quizá uno de los hechos que desde el principio más chocante me resultó fue que siendo su fiesta el 15 de octubre, la santa hubiera muerto en Alba de Tormes el 4 de octubre de 1582.

No eran tiempos en los que todos llevamos una pequeña computadora en nuestro bolsillo con todo un torrente de información disponible al segundo casi para cualquier duda. Entonces había que investigar un poco más, en general, aunque a mí no me costó mucho dar con la explicación: su tránsito había coincidido con la aplicación de la llamada reforma gregoriana del calendario.

Aunque toda medición de tiempo es siempre subjetiva desde la perspectiva de cada era (y cabría suponer que relativa, ya que costaría exactamente definir qué es eso tan liquido que llamamos tiempo), fueron diez días que se borraron de un plumazo y que marcan una anécdota más en una existencia llena de hitos y prodigios.

Y es que hay días en una vida para hacer cualquier cosa, hasta para morir, pero que te toque justo el día que cambia el calendario no deja de ser…. Mucha casualidad.

Pues eso es, lo confieso, el pensamiento que tengo muchas mañanas cuando echo la vista atrás. Y aunque mi pequeña historia –bastante menos ejemplar y trascendente y, desde luego, mucho más gris que la de mi admirada Teresa de Cepeda– no tiene importancia alguna comparada con la trágica gravedad de todo lo que nos rodea desde hace más o menos un año, a veces no puedo menos que susurrarme: ya es casualidad.

Y aunque si han llegado hasta aquí ya lo habrán supuesto, estoy hablando de mi condición de pregonero de nuestra Semana Santa. Una propuesta que recibí con toda la responsabilidad y entusiasmo del mundo («es el encargo de mi vida», recuerdo haberle dicho a mi compañera de Tribuna de Salamanca, Tamara Navarro, en una entrevista en los días previos a que todo estallara) en septiembre de 2019 y que todavía, para mi desgracia, no he podido llevar a cabo.

No, tampoco este año 2021 voy a pregonar la Semana Santa. Por varios motivos. El primero y fundamental porque las condiciones sanitarias lo desaconsejan. Después, la necesaria responsabilidad social que todos tenemos que mantener en estos momentos y la extremada complejidad de planificar un acto cuyas condiciones son imposibles de prever ni siquiera con unas pocas semanas de adelanto y, finalmente, porque aunque Semana Santa hay y habrá que vivirla con toda la intensidad que merece, es poco probable que puedan desarrollarse actos cofrades más allá de unas contadísimas excepciones.

Así me lo transmitió el presidente de la Junta de Semana Santa tras el encuentro con el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, y así lo comprendí.

Quizá algún periodista dentro de mucho tiempo eche un vistazo a las actas y se pregunte, quién sabe, por qué un tal Paco Gómez figura como pregonero del 2020 al 2022. La vida es así. A veces se hace historia… por casualidad. Nos vemos en 2022, si Dios quiere.


0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión