viernes, 2 de abril de 2021

Viernes Santo albinegro

| | 0 comentarios

Álex J. García Montero

Nuestra Señora de los Dolores en la madrugada del Viernes Santo | Foto: Pablo de la Peña

02-04-2021


Allí estaba. Todo un encuentro (encontronazo, diría yo) de sentimientos, pasiones y emociones.

El día había sido anodino. El Jueves Santo, por diversas circunstancias, no pude acercarme a San Esteban. Fue imposible, aunque tuve múltiples intentos, cancelados todos casi por la fuerza de la razón y no la del corazón.

Me habían enviado fotos del Señor de la Pasión tocado de blanco, como la túnica del judío más universal de la historia. Tenía imágenes del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, que dormitaba sobre el leño de su Calvario de caoba. Qué decir de la Piedad con su Cristo sedente, donde Carmona se recreó hasta mostrar el amor de madre evocando una nana de silencio catedralicio. Y la Esperanza. Ay la Esperanza. Siempre de verde, como un fiel subalterno que acaricia el albero con un pañuelo hecho capote para librar de los pitones del hastío al pueblo de la Jerusalén charra en la Plaza del Concilio de Trento.

Así que, tras informarme convenientemente de las visitas, pude, por fin, el Viernes Santo, acudir a mi cita con mis titulares, especialmente el «Moreno» que convierte el madero del suplicio de la cruz en un Stradivarius acariciado para tocar desde la quietud, la partitura de la Historia de la Salvación.

Me puse el hábito de la Hermandad Dominicana, eso sí, sin capa, pues ansiaba meterme debajo de los banzos para cargar al Pasión, madera hecha carne por Damián Villar y espíritu por los sucesores de Domingo de Guzmán.

Después de sentirme más unido que nunca a mis titulares, y sin cruzar palabra alguna con mis hermanos de paso, o más bien, ellos conmigo (no lo lograba entender), emprendí una salida procesional que se me hizo más corta que nunca. Palominos no supuso gran mella. Sentí eso sí, más frío que nunca, y eso que son varias décadas de madrugadas con la cencellada sobre los corazones.

Tras la estación de penitencia, pude trasladarme al acto del Descendimiento, prolegómeno del Santo Entierro en el parque de San Francisco. Allí, los hermanos de la Vera Cruz, con sus capas celestes de pureza inmaculada, esculpieron en piedra viviente los frontispicios de los antiguos templos románicos entre verdes árboles y áureos sillares. Llegó la tarde y recordé mi infancia con personajes como «Boca Ratonera» o «Culo Colorao», entre burlas y miedos. Uno siempre vuelve a su niñez en Semana Santa. La infancia se tiene cada primera luna llena de primavera tengas la edad que tengas. Y eso no lo logró igualar ni Freud. Son privilegiadas las almas tocadas de estameña penitente que transitan por lo trasnochado de un ayer que se resiste a ser mañana.

También me acerqué a rezar a la portada de San Julián. Ese Nazareno, tan castellano, como carpintero, que lleva madera a la construcción de la Plaza Mayor. Sobriedad hecha piedra entre Sexmeros y Mercado. Pude observar con otros ojos una imagen hasta entonces inusual, el Santo Entierro, y fue un revulsivo para mi existencia.

Y por supuesto, bajé a San Pablo, antiguo convento de la Trinidad, para sentirme unido al Rescatado, morado en morada de riadas de fieles, donde el pueblo es cofradía congregada porque hasta el último día de un bisiesto sigue siendo viernes de marzo.

Finalmente, terminé mostrando mi angustia en el Huerto carmelitano de los Olivos. A pesar de que ahora me encontraba tranquilo y nada (nada de nada) cansado, la angustia de Cristo en el tránsito de la noche del Viernes Santo, tras beber el cáliz de la Pasión fue toda una metáfora de mi vida. De las espigas a los olivos, de los olivos a los espinos, de los espinos al árbol maldito del patíbulo. Un símil agrario de la vida misma. Y también la traición. Porque Judas sigue presente, como pregonan nuestros vecinos diocesanos de Manantial de Miróbriga, en múltiples comportamientos viles del ser humano, en el pasado, en el presente y en el futuro.

Acabé la jornada satisfecho y no fatigado. Había sido un día intenso, pero la noche anterior había sido muchísimo más agitada. El tránsito del Jueves Santo al Viernes Santo había supuesto para mí una agitación extrema.

Alguno pensará que por el tradicional insomnio propio de la espera de la salida penitencial con mi Hermandad Dominicana. O por todas las ilusiones soñadas, recreadas y vividas a lo largo de todo un año tornadas siempre de blanco y negro.

Pero, sí, es verdad. Toda la agitación desapareció cuando poco a poco mi familia me había puesto cada botón de la túnica. La edad no perdonaba, y mis frágiles dedos no atinaban a introducir los botones por los ojales. Los zapatos de raso, bien limpios y calzados como un guante. Y esta vez, por una vez en la vida, la cabeza descubierta (cosas de la vejez).

Pues sí. Así lo había dispuesto. Que cuando llegara la parca a mi vida, fuera introducido en el féretro vestido con el hábito de mi hermandad. El hábito albinegro hecho sudario para mi último viaje al camposanto. Una procesión cuajada de anécdotas y sobre todo de recuerdos. Porque la vida, aún en sepia o colores, siempre será en blanco y negro, BLANCO Y NEGRO, con mayúsculas, para un hermano de la Dominicana de Salamanca.

Mortaja unida a ese vasto cortejo de penitentes glorificados cuyos cirios de vida dejan lágrimas de cera entre las piedras francas salmantinas y se alejan por los solados de cantos rodados del Tormes hacia los claros cielos de la Sierra.

La noche del Jueves Santo en el Clínico había sido mi último paso por la morada de los vivos. Caronte, hecho trono en San Esteban, hizo que este Viernes Santo fuera el más especial de mi vida. Desde Rosario hasta la Rúa. Desde Sorias hasta San Julián. Desde San Julián hasta San Polo. Desde San Polo hasta el Carmen de Abajo. Y del Carmen de Abajo a San Carlos Borromeo. Esta vez, el muñidor también tocaba por mí. Pronto sería de noche. La gran luna de Nisán, proyectaba mi oscura sombra sobre las pilastras de Anaya al encuentro de un Claustro de los Reyes donde todavía resonaban los gritos de Unamuno buscando sentido al sinsentido de la pérdida. La noche del Viernes Santo teñía de luto Salamanca.

No. No fallecí por Covid. Pero esa es otra historia.

0 comentarios:

¿Qué buscas?

Proyecto editado por la Tertulia Cofrade Pasión